Testimonio en CITA | CITA Saltar al contenido

Llamada confidencial

937 91 80 08
mascotas

TRAE TU MASCOTA

Testimonio en CITA

Llegué a CITA avergonzado y aliviado a la vez. Aunque de manera ritual y en consumos casi siempre moderados de cocaína –si es que esto no es una contradicción en los términos- llevaba ya muchos años de consumo. Los últimos años eran consumos compartidos con mi mujer (aunque ella con menos compulsión), siempre en casa y de manera discreta.

¿Y qué trastocó esta dinámica y me llevó a un centro tan lejos de mi familia? Muchas cosas: la responsabilidad (nuestros hijos crecen y no sé con qué autoridad moral vamos a decirles que no hagan lo que sus padres hacen), el hastío (lo que en principio tenía el sabor de lo prohibido tiene ahora la amargura de una servidumbre que provoca cansancio y tristeza), el dinero (algunas veces he calculado el dinero consumido en este círculo vicioso y vacío), la salud (ya no me siento inmortal), y también la mentira (llevaba un año consumiendo a espaldas de mi pareja). Lo peor, después de tomar la decisión y darme cuenta de que yo no podía dejarlo si contaba sólo con mis propias fuerzas, fue comunicarlo a la familia.

En CITA aprendí a ser capaz de tomar distancia con mi problema, de reflexionar y de aprender de los demás (de los que lo conseguían y de los que recaían y volvían a intentarlo). Ahora, cuento los meses que llevo sin consumir y espero el día en que pueda perder esta cuenta.




    Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Entradas relacionadas

  • Categorías