Señales de peligro | CITA Saltar al contenido

Llamada confidencial

937 91 80 08
mascotas

TRAE TU MASCOTA

Señales de peligro

Señales que advierten del peligro de recaída, que aparecen de nuevo durante la recuperación y que nos pueden ayudar a nosotros y a las personas de nuestro alrededor:

– Sentir impulsos o ganas de consumir con mayor frecuencia y de forma más persistente que en épocas anteriores.

– Empezar a sentirse más impaciente que tiempo atrás (desear que las cosas sucedan más rápidamente).

– Empezar a culpar a otros de lo que sucede.

– Esperar o exigir demasiado de uno mismo y de los demás.

– Mostrar una actitud desafiante ante los demás.

– Sentir el deseo de dar rienda suelta a los antojos.

– Sentirse más agotado y con menos energía que en días anteriores.

– Sentir ganas de darse por vencido y de tirarlo todo por la borda.

– Empezar a tener dudas de ser realmente drogodependiente, empezar a pensar que uno no tiene realmente una dependencia a ninguna sustancia.

– Empezar a pensar que se puede controlar el consumo.

– Sentir lástima de mí mismo.

– Empezar a pensar que soy un caso perdido.

– Volver a idealizar los buenos momentos de mi consumo.

– Sentir que tengo buenos motivos para consumir.

– Soñar frecuentemente que vuelvo a consumir.

– Esperar que los problemas se solucionen por arte de magia.

– Autocriticarse y autoculpabilizarse con severidad.

– Empezar a dejar de acudir a hacer las analíticas, a las visitas con los distintos profesionales o a los grupos.

– Dejar de tomar la medicación.

– Atormentarse por errores del pasado.

– Volver a exponerse a situaciones que aumentan el riesgo a recaer.

– No poner la recuperación en primer término.

– Volver a engañar, a mentir y a no ser sincero con la gente que me rodea.

– Rechazar las sugerencias de mis terapeutas y compañeros en relación a mi recuperación.

– Decir lo que los demás quieren oír pero interiormente pensar lo contrario.

– Empezar a dejar de lado el cuidado personal (comer mal, no hacer ejercicio, no distraerme…).

– Tomar tranquilizantes o fumar porros para buscar efectos parecidos a los de la bebida u otras sustancias.

– Aislarse de la gente que nos quiere y nos puede ayudar.




    Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Entradas relacionadas

  • Categorías