Por qué la cocaína es tan adictiva | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

Por qué la cocaína es tan adictiva

El consumo de cocaína no sólo modifica el comportamiento, sino también las estructuras cerebrales de los consumidores.

Según los resultados aportados por investagores del Hospital de Sant Pau y del Hospital de Bellvitge, después de estudiar a un grupo de grandes consumidores de coca a través de resonancias magnéticas, la region más profunda del cerebro relacionada con el placer está mucho más activada y las conexiones relacionadas con esta zona están aumentadas en estos consumidores. En cambio, las conexiones que tienen que ver con la conducta, la atención y el autocontrol,  están degradadas.

Los investigadores también han observado que hay hipertrofia de dos areas del cerebro relacionados con el circuito de recompensa y con los comportamientos compulsivos. Por ese motive, el consumo de cocaína aumenta el placer y disminuye lacapacidad de control. Dejar de recaer no es en este caso, por tanto, una cuestión de reflexión o de voluntad, ya que las alteraciones cerebrales dificulta que los consumidores puedan inhibir esta tendencia.

El estudio se ha realizado con treinta grandes consumidores de cocaína en distintos momentos de la abstinencia (algunos llevaban tres meses y otros más de un año ), que fueron comparados con un grupo de no consumidores.

Ante cualquier acontecimiento negativo, los cerebros sanos ponen en marcha las estructuras inhibidoras para evitar eso malo que ocurre. Pero en estos pacientes esto no ocurre porque se convierten en inmunes. No es por simple debilidad o falta de fuerza de voluntad, es que la estructura cerebral ha cambiado.


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el taza.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

  • Categorías