Otra estrella Disney caída | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

Otra estrella Disney caída

Las chicas Disney, nacidas para ser princesas, a menudo pierden sus coronas. La última en hacerlo ha sido Debby Ryan, más conocida como Jessie Prescot, la protagonista de la serie Jessie, de Disney Chanel. Su pecado: ser detenida por conducir en estado de embriaguez por el centro de la ciudad de Los Ángeles. Debby Ryan acabó chocando contra otro vehículo después de realizar algunas maniobras peligrosas con su vehículo. Al presentarse la policía y hacer las pruebas para valorar la tasa de alcohol, Debby dio positivo y fue arrestada. Tras haber abonado la fianza, la actriz, ídolo de adolescentes, se encuentra a la espera del juicio, donde deberá enfrentar cargos bastante graves, ya que además de haber provocado el accidente, causó lesiones al conductor del otro coche.

De momento, parece tratarse de un acto de irresponsabilidad, pero es que la factoría Disney acumula ya diversos casos de adolescentes que encajaron mal la fama y el éxito prematuros.

Recordemos, por ejemplo, a Lindsay Lohan, actualmente en franca decadencia profesional a pesar de haber sido una estrella infantil durante casi una década. Lohan ha tenido que ingresar en los últimos años en algunos centros de rehabilitación por sus problemas con el alcohol, las drogas y la justicia.

Otro caso sonado es el de Brittney Spears. Antaño princesa del pop, pero que incluso ha estado a punto de perder la custodia de sus hijos. ¿El motivo? El alcohol y otras drogas.

Miley Cyrus también podría engrosar esta lista. La joven actriz y cantante cumula más escándalos y provocaciones que premios y nunca ha negado su defensa del uso recreativo del cannabis.


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el árbol.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

  • Categorías