La efedrina como sustituto del éxtasis | Centro de Adicciones Saltar al contenido

Llamada confidencial

937 91 80 08
mascotas

TRAE TU MASCOTA

La efedrina

La efedrina a veces se vende como sustituto vegetal (y más seguro) del éxtasis (MDMA). La FDA prohibió su venta como suplemento dietético en 2004. La efedrina es un fármaco eficaz para combatir el asma y se ha utilizado como tal en dosis apropiadas porque actúa como un estimulante leve en las terminaciones nerviosas del sistema simpático para dilatar los bronquiolos, aumentar el ritmo cardíaco y la tensión arterial y subir la glucosa en sangre. No obstante, no penetra en el cerebro en una cantidad suficiente, y en el mejor de los casos produce un nerviosismo que mucha gente encuentra incómodo aun cuando se administre en las cantidades apropiadas para el tratamiento del asma. En dosis más altas, la efedrina puede producir excitación y un estado ansioso desagradable, aunque algunos experimentan sensaciones positivas junto con la excitación. Con relación a otros estimulantes, sus efectos son más leves.

Esas características explican por qué la efedrina, especialmente en dosis excesivas, se puede confundir con el MDMA, así como la popularidad que tiene entre los atletas para mejorar su rendimiento físico. La efedrina puede reproducir algunos síntomas de intoxicación propios del MDMA o del esfuerzo de la actividad física, como aumento del ritmo cardíaco, tensión arterial alta, etc. Puede dar la sensación de mayor activación física, que se puede confundir con la mejora del rendimiento físico. Si se toman dosis suficientemente altas, estos efectos se relacionan con un aumento de excitación y ansiedad, y es cuando los consumidores ‘sienten’ el efecto de la droga. Pero en realidad la efedrina no contribuye a la mejora del desarrollo muscular.

El uso de efedrina se puede relacionar con la tensión arterial alta, los accidentes cerebrovasculares y, en casos extremos, la muerte. Generalmente, la causa de muerte es un infarto o u accidente cerebrovascular. Personas que toman dosis mayores que los niveles terapéuticos han experimentado dolor en el pecho, palpitaciones o convulsiones. La interacción de efedrina con otras drogas también puede ser peligrosa.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.




    Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Entradas relacionadas

  • Categorías