Krokodil es la nueva droga zombie | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

Krokodil es la nueva droga zombie

Todas las razones que intentan explicar por qué el ser humano se intoxica tienen probablemente algo de razón, al menos para uno o más toxicómanos. Y puede que una de estas razones pueda ser el autocastigo. ¿Cómo si no explicar las imágenes que nos llegan de los efectos de esa nueva droga llamada, de un modo tan siniestro,Krokodil? ¿Acaso no es lo más parecido, en modo extremo, a una autolesión?

dejar las drogas

Hablar de Krokodil es referirse a la desomorfina, una sustancia conocida antiguamente comoPermonid y que es un derivado de la morfina. Fue creada en Estados Unidos en 1932, tiene efectos sedantes y analgésicos muy potentes (casi 10 veces más potente que la morfina) y es una droga de rápida actuación y corta duración.

El origen del término Krokodil remite al aspecto de piel escamosa que presentan sus consumidores. Esta sustancia también es conocida como la droga zombie, desomorfina (su nombre más formal), droga caníbal y la heroína de los pobres.

El Krokodil Se utiliza como droga alternativa a la heroína, ya que sus componentes son fáciles de conseguir y su elaboración no es complicada. Estos factores permiten abaratar el producto: una dosis de Krokodil cuesta unas cuatro veces menos que una dosis de heroína. Además, el efecto delkrokodil es muy corto, entre 90 minutos y 2 horas, lo que induce a sus usuarios a inyectarse varias veces por día, aumentando aún más el daño causado.

Debido a que esta mezcla se inyecta sin precisar ninguna purificación, el Krokodil es responsable de la producción de gravísimos daños: trombosis y hemorragias, úlceras en la piel, flebitis, gangrena, infecciones de la piel que llegan a afectar a los huesos, pérdida de miembros como dedos, piernas y brazos, desprendimiento de la piel en zonas de tejido muerto, ulceración de las venas que provoca que éstas sean removidas incluso con músculo y tejidos. En cuanto a los daños sistémicos: neumonía, septicemia, meningitis, pérdida de dientes, infección de los huesos, estallamiento de oídos, nariz y labios, fallo renal y hepático. Un dato que expresa la dramática dimensión de sus efectos: los usuarios más adictos mueren en menos de un año, en tanto que la expectativa de vida de un adicto medio puede ser de dos o tres años.

Se dice que comenzó a consumirse por la escasez de la heroína en Rusia, producto de una baja en las cosechas de opio en Afganistán. El abuso de la desomorfina fue detectado inicialmente en Siberia en el año 2002, pero desde entonces se ha extendido por toda Rusia y países vecinos (algunas fuentes indican que este país podría tener  hasta un millón de usuarios). En 2011 se encontraron indicios de esta droga en Alemania y en 2013 en Argentina y EE.UU, y en 2014 en Méjico.  

Es la droga con más alto nivel de adicción hasta ahora registrado: con unas cuantas dosis el usuario se hace dependiente, y en sólo dos meses, comienza a registrar pérdidas de piel y carne, e infecciones severas.

Su desintoxicación es de las más dolorosas; mientras la limpieza de heroína del organismo se prolonga aproximadamente durante diez días, la del krokodil exige más de un mes de doloroso proceso.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el camión.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Entradas relacionadas

  • Categorías