INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

ASISTENCIA 24H

Fumar: ¿Hábito o adicción?

Home/Noticias/Fumar: ¿Hábito o adicción?

Fumar: ¿Hábito o adicción?

Incluso después de que los fumadores acepten que son adictos a la nicotina, algunos siguen viendo el tabaco como un hábito. Eso no es más que una excusa. Sólo tratan de evitar la necesidad de explicarse a sí mismos. Es como si no fuera responsabilidad suya. Es un hábito imposible de romper, y por tanto no pueden hacer nada por ello. Pero fumar no es u hábito sino una adicción.

Las palabras ‘hábito’ y ‘adicción’ se usan a menudo como sinónimos. La gente habla del ‘hábito de las drogas’, pero es importante diferenciar ambos conceptos.

¿Por qué es tan importante esta diferencia? Porque creer que fumar es un hábito, o incluso parcialmente un hábito, implica asumir que hay algún tipo de placer o apoyo genuino en el tabaco. ¿Cómo, si no, habríamos caído en el hábito? Y lo que es más, nos han seducido para pensar que, si no lo convertimos en un hábito regular, podremos fumar un cigarrillo de vez en cuando sin llegar a engancharnos.

Nos han lavado el cerebro para creer que fumar es un hábito y que los hábitos son difíciles de romper. Ninguna de estados ideas tiene sentido. Fumar no es un hábito, es una adicción, y en cualquier caso, si quieres romper un hábito, es fácil hacerlo. Es normal adquirir hábitos porque esto hace que nuestra vida discurra de forma más placentera, y normalmente no hay motivos para cambiarlos. ¿Por qué entonces nos resulta tan difícil romper un hábito que nos mata, cuesta mucho dinero, sabe fatal, es desagradable y del que queremos librarnos a toda costa? Al fin y al cabo, nadie nos obliga a hacerlo, no es un tic nervioso incontrolable y no hay que pasar un examen para adquirirlo. La respuesta es que con los hábitos nosotros tenemos un control, pero que, con la adicción, es la droga la que nos controla.

Afortunadamente, la adicción a la nicotina es también fácil de erradicar cuando entiendes la trampa. Muchos fumadores están engañados creyendo que han elegido fumar porque les gusta. Pero si enumeraran ventajas y desventajas de ser un fumador, la conclusión sería inevitablemente dejar de hacerlo. Ese es el motivo por el que todos los fumadores y, en general todos los adictos a las drogas, se sienten instintivamente estúpidos.

De hecho, no son estúpidos. Hay una poderosa fuerza que desequilibra la balanza. Se denomina Adicción. Tú no has adquirido el hábito de fumar, tú has caído en la adicción de la nicotina. La trampa es tan insidiosa que, aunque hayas podido desengancharte a lo largo de los años, durante épocas buenas y malas, tu cerebro recordará los cigarrillos como algo que te ayuda, y eso puede disparar la tentación de encender otro.

La fuerza que hace que los adictos a las drogas continúen destrozándose, la fuerza que llamamos adicción, es el miedo. Miedo a que no seas capaz de disfrutar de la vida; miedo a atravesar un terrible trauma para dejarlo, y miedo a que quizás nuca superes su falta.

De lo que no se dan cuenta los fumadores es de que el cigarrillo, lejos de liberarles de estos miedos, los provoca. Los no fumadores no padecen ninguno de estos miedos. Es cuando no estás fumando cuando sientes ese vacío, esa sensación de inseguridad o la ausencia de nicotina en el cuerpo. Cuando enciendes un cigarrillo, la sensación se aplaca parcialmente y engaña a tu cerebro para creer que el cigarrillo es tu amigo. Cuanto más enraíce en ti esa idea, más imaginarás que necesitas este apoyo, y más dependiente de la droga te volverás.

By |Categories: Noticias|Comentarios desactivados en Fumar: ¿Hábito o adicción?
CENTRO TRATAMIENTO DE ADICCIONES CITA

Centro Tratamiento de Adicciones CITA