INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

ASISTENCIA 24H

Equinoterapia: Terapias con caballos que cambian vidas

Home/Equinoterapia, Noticias/Equinoterapia: Terapias con caballos que cambian vidas

Equinoterapia: Terapias con caballos que cambian vidas

  • equinoterapia

La equinoterapia, es una técnica empleada sobretodo por profesionales de la salud mental, para promover la rehabilitación de jóvenes y adultos a nivel neuromuscular, psicológico, cognitivo y social, por medio del caballo como herramienta terapéutica.

Se utiliza en Clínicas CITA para trata de conectar y avanzar en el proceso de recuperación de sus pacientes a través de los caballos, entendiendo que, si bien esta terapia es positiva para todos los pacientes, se hace imprescindible para algunos de ellos, sobre todo para aquellos que son incapaces de relacionarse con las personas, consiguiendo de este modo que, a través de los animales, consigan vincularse e iniciar un tratamiento terapéutico.

Beneficios y Protocolo de la Equinoterapia

Los beneficios de la equinoterapia son notorios en el tiempo en pacientes que padecen de una adicción o pacientes que se estancan en su evolución psicológica frente a esta enfermedad.

El papel del equinoterapeuta pasa por vertebrar este proceso en torno a dos ideas. La primera consiste en estructurar el día a día de los pacientes en este contacto de vinculación con los caballos, de modo que se responsabilicen de ellos.

La segunda idea es incorporar el caballo en el proceso terapéutico de cada paciente, de modo que éstos puedan aportar estos aprendizajes a las diferentes áreas de su proceso terapéutico.

Son CUATRO los espacios claves de la Equinoterapia: PAE, LABORTERAPIA, EQUITACIÓN TERAPÉUTICA y MAESTRIA.

Papel del paciente y los caballos en Equinoterapia

A su llegada al centro, los pacientes reciben una carpeta con información relativa al centro y los espacios terapéuticos.

Por protocolo, durante la primera semana, el paciente no tendrá aún sesión de PAE, con el objeto de que se sitúe primero en los diferentes espacios de la clínica y recuperen primero la salud, pues muchos llegan cansados, maltrechos y con bastante confusión ante los acontecimientos que les vienen sucediendo.

La lista de PAE se elabora todos los lunes por parte de la coordinadora de PAE y/o en su defecto el equinoterapeuta, confeccionándose tres listas para las diferentes clínicas: CC, CTR Y FUNDACION. La lista se elabora a partir de la ocupación diaria facilitada cada día por el equipo de pacientes en administración. Una vez elaborada, se envía al equinoterapeuta, quien la distribuye para que esté a disposición de los pacientes, en los diferentes espacios comunes: comedor , sala tv, cuadras y, por supuesto, en el despacho de Socioterapia, donde puede ser fácilmente consultada con el objeto de detectar posibles solapamientos con otros talleres o profesionales.

En la lista, figura el día, la hora y el nombre de cada paciente convocado. Por regla general, el criterio es el siguiente: Los pacientes de FUNDACION harán sesiones de PAE grupales; los pacientes de CTR harán sesiones individuales o en pareja, pero podrán ser convocados tantos como el coordinador o el equinoterapeuta estimen conveniente; los pacientes de CITA CLÍNICA sólo se convocan de uno en uno o de dos en dos a lo sumo para cada sesión, entendiendo que, a un mayor coste de su tratamiento, el PAE es más personalizado si cabe y más exclusivo en cuanto al tiempo invertido.

equinoterapia

Hay que señalar, no obstante, que el equipo de PAE realiza cuantas modificaciones estima conveniente, con el objeto de mejorar el servicio ofrecido a los usuarios, siempre que esto sea posible y no redunde en perjuicio para los demás pacientes.

En las diferente sesiones de PAE, desde la inicial hasta la de cierre, se trata de que el paciente pueda ir haciendo un cierto proceso de aprendizaje y descubrimiento desde lo experiencial y que estos diferentes descubrimientos y aprendizajes sean trasladados por el paciente a su día a día y a su trabajo con sus profesionales de referencia: SOCIOTERAPEUTA, PSICÓLOGO Y MÉDICO.

El PAE lo llevan a cabo el paciente, los caballos, el especialista en salud mental (psicólogo, socioterapeuta, etc) y el equinoterapeuta o especialista equino. Cada uno de ellos representa un papel exacto y bastante concreto en la realización de la sesión. El equinoterapeuta suele dirigir un poco la sesión: se hace cargo del enunciado de la sesión, construye los elementos necesarios si fuera preciso, maneja los caballos, efectúa la posterior lectura de las interrelaciones de éstos con el paciente y del paciente con los caballos y, por supuesto, es el responsable de la seguridad de todo el equipo para que nadie resulte dañado.

Esto da lugar a que en la actualidad se considere como único sistema de comunicación con los caballos, LA DOMA NATURAL O EL MANEJO NATURAL, puesto que ésta es la única forma que garantiza caballos tranquilos, dóciles y fuertemente equilibrados. Los caballos amansados o domados con fuerza, introducen el miedo en sus parámetros de relación con los humanos, dando como resultado lecturas incorrectas, es decir, cuando tratáramos de señalar desde lo simbólico alguna cosa nos encontraríamos que es difícil separar el miedo de lo sucedido realmente en la pista.

Las sesiones de PAE se programan por horas, teniendo lugar cuatro días a la semana: una sesión diaria para los pacientes de CTR, cuatro días a la semana una sesión diaria para los pacientes de CITA CLÍNICA y los viernes se programa una sesión para los pacientes de FUNDACIÓN.

Si bien el protocolo deseable de la duración de las sesiones sería otro, el indicado por parte del Equipo de PAE es actualmente el descrito:

Tiempo óptimo para una sesión : Éste se situaría en torno a un mínimo de 45 minutos o de 60 minutos para una sesión de PAE; pero, en un entorno clínico como el que nos movemos, esta propuesta es bastante inviable, si bien en nuestro intento de dar estos niveles de calidad intentamos que los pacientes de CITA CLÍNICA se acerquen a estos parámetros.

Los pacientes de CTR realizan, cada uno de ellos, una sesión individual o de pareja a la semana, pues son muchos los ejercicios desde lo simbólico donde se hace necesaria la presencia de otro para trabajar determinadas conductas o emociones. La duración de esta sesión es de una hora, a dividir entre el número de pacientes que se convocan por el equipo de PAE, lo que en ocasiones da lugar a ejercicios en unos tiempos reducidos que desde el equipo se gestionan del mejor modo posible, realizando ejercicios de pareja grupo o individuales, para poder cumplir estos tiempos.

Los pacientes de FUNDACION sólo cuentan, en principio, con un día a la semana para la realización de su terapia de PAE. Se les convoca a todos juntos en un mismo día, actualmente los viernes, para la realización de una dinámica grupal con una duración de una hora.

En la actualidad, también se realiza una sesión grupal todos los miércoles para la UNIDAD DE PATOLOGIA DUAL. Entendiendo que se trata de un grupo con algunas características propias y con ciertas dificultades para el trabajo simbólico, en la práctica venimos observando un gran progreso en el grupo, lo que nos lleva a replantearnos algunas hipótesis.

La laborterapia durante la Equinoterapia

En esa idea de vertebrar los caballos en el proceso terapéutico y en la cotidianidad del día a día de los pacientes, trabajamos en otras áreas fundamentales y necesarias, desde lo conductual, para el proceso de recuperación de los pacientes. Dentro de esa idea de estructura de vida saludable, la laborterapia es una herramienta idónea que se inicia y desarrolla por las mañanas, tras el paseo y el deporte.

La laborterapia se lleva a cabo por el equinoterapeuta. Tras pasar lista, se encomiendan los trabajos comunitarios a realizar por parte de los pacientes durante el día, dividido en cuatro áreas: lavandería, patio, huerto y cuadras, siendo este último el que realizan la mayoría de los pacientes, reservándose los otros tres espacios comunitarios para pacientes concretos y con quizás alguna necesidad especial.

El trabajo de cuadras lo realizan con el equinoterapeuta y es un trabajo importante y necesario para el buen funcionamiento del recurso. Es el equinoterapeuta quien distribuye las tareas y las organiza para que, en tan sólo estas cinco horas a la semana, puedan realizarse las tareas fundamentales y de mayor esfuerzo en lo relativo a los animales y limpieza de instalaciones.

Se les pide a los pacientes la total participación en la Laborterapia, con la idea de que se trata de algo suyo y que es tarea de todos conseguir que esto funcione, utilizando canales de automotivación, enseñándoles a ser responsables, y trabajando la idea de que el trabajo en laborterapia forma parte de su tratamiento integral.

En cuanto al proceder a nivel organizativo, la lista la pasa el equinoterapeuta con un paciente (Segunda fase) y un representante o más de Socioterapia. Tras pasar la lista donde se marcan las ausencias (si, no, o justificadas), la lista se queda en poder

del equinoterapeuta, quien, al terminar el ejercicio, coteja la lista para comprobar que todos han cumplido, y marcar aquellos que no lo han hecho, información que finalmente se trasmite a Socioterapia para su inclusión en la Historia Clínica y la determinación de las oportunas consecuencias y o actuaciones por parte de los referentes de los pacientes.

equinoterapia en adicciones

Equitación terapéutica en adicciones: CITA

La equitación terapéutica se lleva a cabo todas las tardes en las instalaciones de CTR de la mano del equinoterapeuta. Los pacientes son convocados en un horario concreto para empezar a preparar los animales, cepillarlos y vestirlos para la clase de equitación. La operación no dura más de 15 minutos y después se inicia la clase. La duración de la misma es de dos horas con el objeto de poder trabajar las cosas que puedan ir saliendo y para que los procesos se consoliden lo suficiente.

Se divide a los pacientes en Grupo 1 y Grupo 2. Todos han de pasar por el grupo 1 para recibir las primeras clases. Una vez pasan por este grupo, en cuanto lo hacen medianamente bien a criterio del terapeuta, pasan al Grupo 2, donde el nivel de exigencia es más alto. Tenemos una metodología propia y diferente para el aprendizaje, lo que se traduce en que, en un breve lapso de tiempo, los pacientes aprenden a montar más que dignamente, lo que genera una serie de cambios y beneficios, medibles de forma clara, que conllevan una mejora en la autoconfianza, la autoestima, la autogestión, la sensación de seguridad, la proyección de futuro, la empatía, la comunicación, la socialización, la aceptación de la realidad, el refuerzo de habilidades sociales, etc.

La equitación terapéutica se contempla como un espacio donde un determinado grupo de pacientes se siente más cómodo que en otros espacios, ayudándoles a llevar el tratamiento en el tiempo, pues, además de todo lo expuesto, se convierte en un estímulo y elemento motivador muy importante. Esto estrecha el vínculo con el especialista equino, quien, en su día a día, montando con ellos y a través del vínculo creado, tratará de guiar a los pacientes en las dificultades y conflictos a lo largo de su proceso terapéutico.

La maestría

Un reducidísimo número de pacientes, con unas características de personalidad muy concretas y con algunas necesidades también muy concretas, encajan en este modelo de maestría, diseñado como el aprendizaje de una profesión y un acompañamiento terapéutico. El resultado es la figura de un ayudante que, tras obtener el alta de su tratamiento en la clínica, decide continuar vinculado con la institución y con su proceso terapéutico a través de su participación en la maestría.

Maestría de doma natural

En el centro de CITA en Dosrius (Barcelona), se imparte una maestría formativa y de acompañamiento terapéutico para los pacientes de sus centros de Barcelona. La formación corre a cargo del especialista equino y equinoterapeuta de CITA.

El objetivo es que determinados pacientes, que muestran una cierta predisposición y sienten el deseo de encontrar un oficio y una manera de ganarse la vida ayudando a los otros y trabajando con caballos en entornos más saludables y terapéuticos, puedan acceder a una formación donde se aprende un oficio y a la vez se trata de inculcarles valores como la responsabilidad y la cultura del esfuerzo y del trabajo.

La maestría se sustenta en dos grandes bloques: Un bloque de Doma Natural y otro bloque de Monta Natural, y a su vez otros tres bloques de aprendizaje: cuidados generales del caballo, guía ecuestre y herraje de emergencia.

La formación se imparte en el día a día sobre la base de una relación ayudante-maestro, donde este último se responsabiliza de la formación y le va dedicando al alumno una serie de horas de obligado cumplimiento a lo largo de las semanas y responsabilizándose del aprendizaje de las diferentes áreas; de igual forma, el alumno aprende ayudando a su maestro en el desempeño de todas las funciones y en calidad de ayudante a lo largo de toda la formación.

Se trata de formación no reglada pero sí certificada pues, al terminar la misma, CITA y el equinoterapeuta certifican y califican la formación y el grado obtenido.

Al terminar la formación, se espera que el alumno haya alcanzado la formación teórico-práctica que le permita desarrollar su profesión de manera autónoma o trabajando por cuenta ajena, con una buena práctica y un nivel importante. Y, lo que es más decisivo, a lo largo de este proceso se espera que también haya aprendido a responsabilizarse de su vida y que sea capaz de permanecer alejado del consumo y de las conductas de riesgo por haber logrado el crecimiento personal necesario para poder consolidar su proceso terapéutico.

En la actualidad, el centro pide un cierto compromiso por parte del alumno en cuanto a su participación en la maestría, siendo básico que el paciente se encuentre en un punto adecuado del proceso terapéutico para ponerse manos a la obra.

En cuanto a la duración de la formación, si bien ésta tiene tres formatos muy concretos con el objeto de adaptarlo al tiempo disponible de los pacientes, al ser una formación muy personal y adaptada cien por cien al alumno, se podría diseñar los horarios más recomendables para la persona en concreto con el objeto de que la formación en dicha maestría siempre sume con el tratamiento terapéutico.

Otros aspectos de la Equinoterapia

Dado que el número de caballos en la clínica es considerable, en la actualidad en torno a 25, se trata de aprovechar al máximo el número de animales en cuanto a recurso terapéutico, siendo labor del especialista equino, la doma y el entrenamiento de dichos animales, la correcta gestión de los mismos en cuanto a su salud y cuidados generales, en base a criterios de eficiencia y tratando de contener el gasto en la medida de lo posible.

En CITA tratamos de que los animales vivan de la manera más natural posible, pues es importante que nuestros animales sean animales muy equilibrados, y esto sólo es posible desde el manejo natural.

Este conocimiento de los animales a través de su entreno y de los trabajos de doma, nos permite conocer qué animales son más adecuados para los diferentes requerimientos de la Clínica, siendo algunos animales más idóneos en PAE, otros más dirigidos para la equitación terapéutica, y otros que deben seguir siendo preparados.

By |Categories: Equinoterapia, Noticias|Comentarios desactivados en Equinoterapia: Terapias con caballos que cambian vidas

About the Author:

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.
CENTRO TRATAMIENTO DE ADICCIONES CITA