INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

ASISTENCIA 24H

¿Cómo reducir los riesgos y daños del consumo de alcohol?

Home/Noticias/¿Cómo reducir los riesgos y daños del consumo de alcohol?

¿Cómo reducir los riesgos y daños del consumo de alcohol?

  • reducir-riesgos-del-alcohol

Para reducir los riesgos del alcohol, en los últimos años han proliferado las acciones educativas/informativas. Dirigidas a dar a conocer entre las personas que hacen uso del alcohol las estrategias para un consumo de menor riesgo.

Para reducir los riesgos del alcohol, primero es necesario conocerlo y saber cómo actúa en nuestro organismo.

El alcohol como cultura

El alcohol se conoce desde tiempos inmemoriales y eso conlleva a unos mitos; así, por ejemplo, el código Hammurabi amparaba a los bebedores de vino de palma y cerveza y hacía ejecutar a los que aguaban la bebida. Los griegos rendían culto al dios Dionisio y ofrecían bebidas alcohólicas a sus deidades. Los romanos apreciaban mucho el vino, dando difusión a la vid por toda Europa. En la Biblia, encontramos multitud de referencias al vino. Durante la Edad Media, se asociaba tomar alcohol con la salud y el bienestar, pero en el siglo XIX el consumo aumenta y se convierte en un problema social.

Aceptación del alcohol en nuestra sociedad

En la actualidad, el alcohol tiene una fuerte aceptación social, lo que hace que sea la droga más consumida en todos los tramos de edad y tanto en hombres como en mujeres.

El alcohol constituye un rito de celebraciones y fiestas. El etanol es el responsable del efecto. Se obtiene a partir de la fermentación, como en el caso del vino y la cerveza, o de la destilación, como en los licores. La graduación oscila entre los 5-7 grados de las cervezas hasta los 40-50 grados de algunos licores. Los grados definen el porcentaje de alcohol puro del producto.

Los efectos dependen de la concentración de alcohol en sangre, la cantidad y rapidez de la ingesta, del tipo de bebida y de variables como el peso (afecta más a personas con menor masa muscular), sexo(la tolerancia es menor en las mujeres) y de cuestiones como tener el estómago vacío, que hacen que genere un mayor efecto.

Reacciones del alcohol en nuestro organismo

A bajas concentraciones produce en el cerebro sensaciones agradables, como relajación, euforia, aumento de la sociabilidad, desinhibición, lo que es engañoso porque no es un estimulante, como comúnmente se cree, sino un depresor del sistema nervioso.

Lo que ocurre es que su primera acción inhibidora se produce sobre los centros cerebrales responsables del autocontrol. Si aumentamos el consumo, provoca disminución de los reflejos, descoordinación y dificultad a la hora de comunicarse. Y a altas dosis, produce fatiga y somnolencia, pudiendo llegara un estado de coma y muerte por depresión cardiorrespiratoria.

Al organismo le cuesta mucho liberarse del alcohol y lo hace a través de la respiración, la orina, y especialmente el hígado, que es el que encarga de metabolizarlo, pero con un límite de entre 20-30 gramos por hora, por lo que, si no es metabolizado, circula por todo el torrente sanguíneo dañando a todo el cuerpo.

A nivel físico, un consumo cronificado puede generar gastritis, úlcera gastroduodenal, cirrosis hepáticas, cardiopatías, problemas de erección, atrofia y degeneración cerebral, etc.

En el plano psicológico, las principales alteraciones son la pérdida de memoria, las dificultades cognitivas, las conductas de riesgo, la inestabilidad emocional, etc.

El síndrome de abstinencia se caracteriza por: ansiedad, temblores, insomnio, náuseas, taquicardia e hipertensión, y pueden desembocar en un delirium tremens (delirios y alucinaciones) si no se recibe tratamiento.

Riesgos del alcohol

Para ello, desde la clínica de desintoxicación se han hecho uso de canales diversos para hacer llegar esta información a la población de interés. Desde folletos hasta páginas web, pasando por el uso de nuevas tecnologías como los mensajes de texto para teléfonos móviles o la distribución de imágenes a través de Bluetooth.

Aunque se ha puesto en duda la efectividad de las estrategias basadas en la educación o la información a la hora de reducir daños.

Éstas no deben descartarse por completo por cuanto son necesarias y útiles para promover una ciudadanía educada y con el suficiente capital individual como para tomar buenas decisiones y responsabilizarse de sus acciones.

Además, si la distribución de esta información se produce entre iguales y en los propios espacios recreativos, puede traducirse en una cierta efectividad.

Daños asociados a los riesgos del alcohol

Pero los daños asociados al consumo de alcohol no dependen exclusivamente de las personas que beben. Sino que los propios contextos a los que acuden a beber también pueden ejercer una importante influencia para que se produzcan o no.

Así, en los últimos años se ha prestado una especial atención al desarrollo de iniciativas dirigidas a implicar a los espacios recreativos en la reducción de daños a través de intervenciones comunitarias, la formación y entrenamiento en la dispensación responsable de bebidas alcohólicas del personal que sirve alcohol (cómo identificar clientela embriagada, manejar situaciones de conflicto y violencia, evitar la venta de alcohol a menores de edad).

El establecimiento de normas de la casa, normativas sobre aforo permitido, control de licencias, leyes sobre consumo de alcohol por parte de menores) o cambios en los entornos (promoción de transporte público, cambios en la iluminación de las calles, reducción del número de locales en una zona, prohibición de utilizar vasos de cristal).

Famosos con problemas de alcoholismo

Para terminar, nos gustaría mostrar unos fragmentos del escritor John Cheever y su debilidad patológica.

El escritor John Cheever y el alcoholismo

John Cheever, uno de los más grandes escritores norteamericanos del siglo XX, escribió un conjunto de cartas que acaban de publicarse por primera vez en castellano.

Aparte de algunos aspectos íntimos de su personalidad y su matrimonio y de la opinión que le merecían otros grandes escritores estadounidenses contemporáneos, queremos resaltar aquí su difícil relación con el alcohol.

‘Mi matrimonio está de capa caída. Bebo vodka para desayunar’, escribe en una de las cartas Cheever, el autor de la famosa novela ‘El nadador’.

La lucha de John Cheever y el alcoholismo

La lucha que sostuvo el escritor contra el alcohol es uno de los ejes del libro, una batalla que incluye internamientos en centros de desintoxicación, deliriums tremens y terapia grupal. En mayo de 1968 describe: ‘mi lucha con el demonio del ron. Hay un terrible parecido entre la euforia del alcohol y la euforia de la metáfora –la sensación de que la imaginación es ilimitada- y a veces sustituyo o aumento una con otra. Mi comportamiento a veces resulta cómico.

Dejo la máquina de escribir a las 10.15 y bajo las escaleras hasta la despensa donde guardo las botellas. No las toco. Ni siquiera las miro y me felicito fatuamente de mi fuerza de voluntad. A las 11 hag otro viaje a la despensa y me congratulo una vez más, pero a las 12, cuando suena el cuerno, bajo corriendo las escaleras y me sirvo un vaso. Lo mismo pasa por la tarde’.

En uno de los internamientos en el hospital llegó a pedirle a su hijo que le trajera un Martini a la cama y, al negarse éste, le comentó: ‘Siempre has sido una decepción como hijo’.

Cuando la poeta Anne Sexton se suicidó, Cheever escribió: ‘La echaré de menos. En realidad, éramos los dos únicos profesionales en escena y siempre llevaba una botella de vodka en el bolso. Cuando la cosa se ponía fea, animaba generosamente mi bebida’

By |Categories: Noticias|Comentarios desactivados en ¿Cómo reducir los riesgos y daños del consumo de alcohol?
CENTRO TRATAMIENTO DE ADICCIONES CITA