Centro de desintoxicación – El consumo de heroína

La heroína se elabora mediante una síntesis química a partir de la morfina, que a su vez se deriva del opio.

El opio se extrae de las cápsulas de la planta conocida en botánica como Papaver somniferum. La humanidad la utiliza desde la antigüedad. La morfina es un potente analgésico que fue aislado por químicos alemanes en 1806. Actualmente tiene una gran aplicación médica.

La heroína fue sintetizada a finales del siglo XIX por la industria farmacéutica Bayer, en busca de un fármaco que tuviera la capacidad analgésica de la morfina pero sin su potencial adictivo. Se utilizó inicialmente frente a la morfinomanía, aunque este uso se abandonó al no mostrar los resultados esperados.

La contracultura norteamericana contribuyó a ensalzar sus efectos y el estilo de vida característico de los yonquis, término actualmente despectivo pero que durante los sesenta mantuvo un sentido romántico.

La heroína, más conocida en argot como ‘caballo’, irrumpió en el mundo universitario español en los años setenta, aunque en estos momentos se asocia más con el mundo marginal. Fue la droga que mayor alarma social causó en nuestro país en los años ochenta y noventa. Hasta medianos de la década de los noventa, la heroína se consumía habitualmente inyectada, siendo una importante vía de propagación del virus del sida y de otras infecciones como la hepatitis. Después, se generalizó el fumarla.

Por sus especiales características, junto a las terapias orientadas a ayudar a los heroinómanos a dejar la droga, se han desarrollado políticas públicas en relación con los adictos a esta sustancia basadas en el llamado modelo de ‘cronificación’. Este modelo supone facilitar a los heroinómanos sustancias alternativas controladas (metadona) o garantizar en lo posible la higiene en el consumo de la heroína (salas de venopunción), pensando así en aislar el problema e impedir su penetración entre los más jóvenes

Efectos psicológicos de la heroína

  • Euforia
  • Sensación de bienestar
  • Placer parecido a un orgasmo

Efectos fisiológicos de la heroína

  • Analgesia (falta de sensibilidad al dolor)
  • En los primeros consumos, náuseas y vómitos
  • Inhibición del apetito

Riesgos psicológicos del consumo de heroína

  • Alteraciones de la personalidad
  • Alteraciones cognitivas, como problemas de memoria
  • Trastornos de ansiedad y depresión
  • Dependencia psicológica, que hace que la vida del consumidor gire obsesivamente en torno a la sustancia

Riesgos orgánicos del consumo de heroína

  • Adelgazamiento
  • Estreñimiento
  • Caries
  • Anemia
  • Insomnio
  • Inhibición del deseo sexual
  • Pérdida de menstruación
  • Infecciones como VIH y hepatitis

El consumo habitual de heroína genera dependencia con rapidez, por lo que el consumidor necesita ir aumentando la dosis para experimentar los mismos efectos. Eso explica el riesgo de sobredosis tras un periodo de abstinencia.