INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

ASISTENCIA 24H

¿Se puede beber alcohol durante el embarazo?

Home/Alcohol/¿Se puede beber alcohol durante el embarazo?

¿Se puede beber alcohol durante el embarazo?

  • embarazo y alcohol

Los argumentos para no beber alcohol durante el embarazo pueden ayudar a entender lo complicado que puede resultar un embarazo si se consume.

¿Se debe renunciar al consumo de alcohol durante el embarazo?

El British Medical Journal, una de las más conocidas publicaciones médicas del mundo, ha planteado en sus páginas este debate.

Algunos expertos concluyen que se debería apostar de forma clara por la abstención. Sin embargo, el Departamento de Salud del Reino Unido recomienda que las mujeres embarazadas eviten el alcohol, pero contradice el consejo dando un nivel aparentemente seguro de alcohol en el embarazo: si una mujer elige beber, no debe tomar más de cuatro unidades a la semana.

Y, asimismo, el Instituto Nacional para la Salud y Atención de Excelencia, hace hincapié en evitar el consumo de alcohol en los tres primeros meses de embarazo porque está asociado a abortos espontáneos.

En EE UU, por su parte, la postura oficial es que no se conoce una cantidad segura de alcohol durante el embarazo, un momento seguro para beber, ni un tipo seguro de alcohol. A las mujeres embarazadas de Canadá, Dinamarca, Francia, Noruega, Israel, México, Australia, Irlanda, Nueva Zelanda, España, Países Bajos y Escocia también se les aconseja que se abstengan del alcohol.

Argumentos para no beber alcohol durante el embarazo

1. Cerca de 4.000 artículos publicados confirman la teratogenicidad del alcohol.

No hay evidencias de que el alcohol sea beneficioso para el embrión y el desarrollo fetal. La teratogenicidad ha sido concluyentemente mostrada en estudios clínicos, conductuales y epidemiológicos, y los efectos teratogénicos incluyen el síndrome alcohólico fetal, el retraso mental, anomalías del desarrollo y el comportamiento y un bajo peso al nacer.

Los estudios clínicos no pueden detectar pequeños efectos en el desarrollo cerebral. Es imposible asegurarle a una mujer que bebe moderadamente durante el embarazo que el alcohol no causa un pequeño descenso del cociente intelectual de su hijo.

Un meta análisis de 2014 mostró que el consumo de tan solo dos vasos de vino en todo el embarazo puede afectar negativamente al comportamiento del niño y sus resultados en la escuela.

Por ello, las pruebas sobre el consumo moderado de alcohol en el embarazo no son lo suficientemente fuertes como para excluir los riesgos. La ausencia de evidencias no equivale a la certeza de la ausencia de daños.

2. El alcohol no es esencial para la salud

El balance relativo del alcohol en cuanto a beneficios y riesgos se inclina claramente del lado de los riesgos. El alcohol no es esencial para la salud o el bienestar de una mujer embarazada y se sabe que es teratogénico para el bebé.

No es una droga que vaya a ser alguna vez prescritaen el embarazo, y no es una droga que deba ser nunca recomendada.

3. El daño sobre el feto no se identifica al momento

El nivel de alcohol y el momento en el que se produce un daño al feto se desconoce y tiende a variar de un embarazo a otro. La nutrición, el genotipo, el fenotipo, la etnia, el metabolismo y el consumo de tabaco también afectan.

La influencia de cada una de estas variables nunca se puede conocer del todo para cada embarazada; el único consejo ético que se puede dar es la abstinencia del alcohol en el embarazo.

4. Posibilidad de aborto

Hay algunas evidencias de que el alcohol en el primer trimestre puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo.

¿Qué efectos tiene el alcohol durante el embarazo?

Cuando bebes alcohol durante el embarazo, el alcohol pasa rápidamente por tu torrente sanguíneo, y pasa por la placenta hasta llegar al bebé. El bebé procesa el alcohol más despacio que un adulto, por lo que puede acabar reteniendo niveles de alcohol superiores a los de la madre.

Consumir alcohol estando embarazada pone en peligro el desarrollo del bebé. Por un lado aumenta el riesgo de abortos espontáneos, no deseados incluso puede que el bebé nazca sin vida.

Por otro lado, incluso por consumir tan solo una bebida alcohólica al día, repercute negativamente aumentando el riesgo de que el bebé pueda nacer con un peso inferior al necesario, además de provocarle futuros problemas diversos de aprendizaje, del habla, de atención y de hiperactividad.

Puedes leer más información aquí sobre el alcoholismo fetal.

¿Y si necesito ayuda para dejar el alcohol durante el embarazo?

No beber alcohol durante el embarazo puede ser una tarea difícil si se ha cogido el hábito de consumir alcohol a diario o con cierta frecuencia.

  • Lo más recomendable es visitar un centro de adicciones para recibir ayuda con el alcohol durante el embarazo. CITA es un centro especializado en tratamientos para dejar el alcohol y la primera visita es gratuita.
  • Infórmate bien sobre el alcoholismo y recibe ayuda especialista.

¿Y si tomé un poco antes de saber que estaba embarazada?

Si has consumido alcohol durante el embarazo antes de que te tocara la menstruación, no te asustes. Es probable que no se dañen al bebé.

Evita rotundamente la copa de vino o la cerveza que los no expertos comentan que puedes beber.

Lo más importante ahora es centrar tus esfuerzos en cuidarte todo lo posible. Una de las mejores opciones que puedes tomar es no consumir alcohol durante el resto del embarazo.

Cerveza, vino y embarazo

Ten en cuenta que todas las cervezas y muchos vinos catalogados como “sin alcohol” puede contener alcohol en dosis muy bajas, por lo que en realidad sí contienen alcohol.

Regularmente contienen menos de 0.5% (el contenido de alcohol de una cerveza es de 5%).

 

By |Categories: Alcohol|Comentarios desactivados en ¿Se puede beber alcohol durante el embarazo?

About the Author:

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.
CENTRO TRATAMIENTO DE ADICCIONES CITA