INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

ASISTENCIA 24H

ADICCIÓN BENZODIACEPINAS

Home/ADICCIÓN BENZODIACEPINAS

ADICCIÓN A LAS BENZODIACEPINAS

LA ADICCIÓN A LAS BENZODIACEPINAS ES UNA ADICCIÓN SILENCIOSA. MUCHAS PERSONAS TOMAN DURANTE MUCHO TIEMPO SIN DARSE CUENTA DEL DESARROLLO DE LA DEPENDENCIA. HAY PERSONAS QUE AUMENTAN LA DOSIS PORQUE ESTA SUSTANCIA CREA TOLERANCIA. NOS ENCONTRAMOS ANTE UNO DE LOS SÍNDROMES DE ABSTINENCIA MÁS GRAVES, POR LO QUE PRECISA DE UNA ATENCIÓN PROFESIONAL.

 

Muchas veces, el paciente llega a convertirse en adicto a la sustancia de forma casi inadvertida, incluso a partir de un proceso médico.

Cabe advertir que, en caso de seguir un tratamiento con benzodiacepinas, es fundamental ceñirse de forma estricta a las dosis y periodos recomendados por el facultativo.

Como señalábamos en el párrafo anterior, no es infrecuente que un adicto a las benzodiacepinas haya desarrollado su adicción después de haber iniciado un tratamiento médico con esta sustancia.

Lo normal en estos casos es que el paciente se haya desviado de las pautas médicas establecidas, abusando del consumo o no respetando los plazos para su uso.

En CITA el tratamiento para la adicción a las benzodiacepinas parte de la identificación de los patrones de consumo propios de cada paciente para, a partir de ahí, desarrollar una planificación individual adaptada a sus necesidades específicas.

Nuestro método de trabajo aúna técnicas psicológicas y psicoterapéuticas y está refrendado por nuestros más de treinta años de experiencia.

Los elevadísimos índices de éxito y satisfacción de nuestros pacientes, que convierten a CITA en una institución de referencia en el ámbito del tratamiento de adicciones a las benzodiacepinas.

ADICCIÓN A LOS FÁRMACOS

La adicción a los fármacos o a las benzodiacepinas, en general es un problema creciente en España y en todo el panorama europeo. El Observatorio Europeo para las Drogas y el alcohol ha citado la adicción a los fármacos como uno de los grandes retos que tendrá que afrontar europa en materia de adicciones durante los próximos años, junto a las drogas sintéticas. Los barbitúricos y las benzodiacepinas, de las que el Lorazepam es uno de los fármacos, cuando causan una intoxicación, provocan conductas muy similares a las producidas por el alcohol.

Los barbitúricos se prescribían de un modo generalizado como pastillas para dormir hasta la década de los sesenta. Su fácil disponibilidad hizo de ellas las drogas favoritas para el suicidio y las muertes accidentales por sobredosis también eran frecuentes. La tendencia a la adicción era un problema añadido. Sin embargo, lo más importante es que no eran realmente efectivos en el tratamiento del insomnio. Su consumo regular provocaba dependencia y los intentos de dormir sin la medicación se frustraban por síndromes de abstinencia que incluían irónicamente el insomnio.

Con el abandono de los barbitúricos para el tratamiento del insomnio y la ansiedad, las primeras benzodiacepinas llegaron al mercado y rápidamente los reemplazaron. Las ventajas de las benzodiacepinas sobre los barbitúricos eran su seguridad, la menor tendencia al incremento de la dosis y a la dependencia, y un síndrome de abstinencia menos peligroso.

Algunos especialistas llamaron la atención acerca de que las benzodiacepinas estaban excesivamente prescritas, tanto para el insomnio como para la ansiedad, y muchos pacientes, especialmente personas mayores, las usaban diariamente y se hicieron dependientes de ellas. En 1981, un 11% de la población de EEUU usaba benzodiacepinas y uno de cada siete de ellos había usado una diaria durante un año completo. La reacción a estos datos fue una reducción drástica de la prescripción.

CONSECUENCIAS DE CONSUMIR BENZODIACEPINAS

Las benzodiazepinas también son susceptibles de provocar pérdidas de memoria, fundamentalmente de la memoria reciente o episódica, así como provocar auténticas lagunas de memoria en las que el paciente no recuerda lo que ha hecho en un momento reciente. El uso prolongado de benzodiazepinas también puede provocar depresiones y embotamiento emocional, es decir, el no sentir las emociones de una forma apropiada.

Un efecto secundario de gran importancia es el efecto paradójico, es decir, que puede aumentar el nerviosismo y la agresividad en ciertas personas. Esto puede darse sobre todo en personas muy ansiosas e hiperactivas o con problemas psiquiátricos asociados.

Ciertas benzodiacepinas, asociadas a consumo de alcohol, pueden ocasionar episodios de alta agresividad en cierto tipo de personas.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LAS BENZODIACEPINAS

Según características o dosis, pueden producir una excesiva sedación, lo que conlleva somnolencia, dificultades en la concentración, problemas de coordinación, debilidad muscular y confusión.

Pueden interaccionar con otros medicamentos, aumentado los efectos de ambos, y también con el alcohol, acelerando y aumentando los síntomas de la sobre-ingesta alcohólica.

CONTACTA CON EL CENTRO DE DESINTOXICACIÓN CITA

¿Cómo te llamas?

Correo electrónico*

Teléfono

Población

Cuéntanos tu caso

Si nos has encontrado a través de Internet ¿Podrías decirnos qué términos has utilizado para la búsqueda?


En Clinicas Cita nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos y no los utilizamos con otros fines.

He leído y acepto la Política de privacidad.

CENTRO TRATAMIENTO DE ADICCIONES CITA

Centro Tratamiento de Adicciones CITA