El teatro de la vida (El testimonio de un paciente ingresado en Clínicas CITA para un tratamiento de alcoholismo) | CITA Saltar al contenido

Llamada confidencial

937 91 80 08
mascotas

TRAE TU MASCOTA

El teatro de la vida (El testimonio de un paciente ingresado en Clínicas CITA para un tratamiento de alcoholismo)

Acto primero

El principio es más o menos así: una cervecita aquí, un vino allí, unos cubatas, un gin-tonic que ahora están muy de  moda, y luego un poco más y un poco más y ….. eso que no sabemos que tenemos que se llama salud se va, y eso con suerte, porque igual se va también la familia, el trabajo… Y por hoy ya vale.

Con un poco de suerte vas viendo al que viene a buscarte, La Parca, con su guadañateatral i tétrica.

Acto segundo

Ya no puedo más. Voy al doctor que me hará preguntas embarazosas a las que tendré que contestar. ¿Qué le diré? ¿Dónde escondo la vergüenza? Ah, y los que no lo saben también se enterarán, claro, y no podré mirar más que al suelo o más abajo…

Acto tercero

Un susto de los de verdad. Te encuentras en el hospital, ahí sí, desnudo, sin mucho que puedas ya esconder, con todas las vergüenzas y miedos en boca de todos, y sin saber como acabará o como de grave es el tema.

Pero ha habido suerte esta vez. A casa al cabo de un tiempo. Evidentemente, no vas a hacer caso a aquellos que te aconsejan ir a un centro de drogo… nosequé, o desintoxicación, o algo así: Imagínate, yo aquí con mi estatus, encerrado con llave entre drogadictos, chiflados, demacrados y demás personajes, y obedeciendo como un chiquillo a todo lo que te dicen. Ni hablar.

Acto cuarto

Pues resulta que acabas en centro de desintoxicación  CITA, y buscas y buscas y sólo encuentras lo que ya no existe: una fuerza de grupo que va desnuda como tú, que no esconde ningún problema porque los están perdiendo.

Y encuentras aquello que nuestra avanzada sociedad ha casi perdido: apoyo, que no pena, gente normal, que te ayuda porque ya ha pasado por esto. Normalmente, gente inteligente de presencia estupenda y con espíritu de equipo. Y siempre hay alguien que te ayudará si ve que lo necesitas.

Ah, y caras además alegres, mejores que las de las fiestas de las discos. Y muy distintas, porque son sinceras y nobles.

Y no sabes por qué, pero de golpe tienes la mitad de problemas, aunque resulta que los sigues teniendo, pero los profesionales de CITA te enseñan sutilmente, sin explicártelo, a no esconder los problemas sino a gestionarlos.

Gracias, CITA.

(Continuará)




    Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Entradas relacionadas

  • Categorías