El porque de las adicciones | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

El porque de las adicciones

Si prohibiesen la literatura, como la cocaína….

“Si prohibiesen la literatura, como la cocaína, la gente, por puro morbo, de vez en cuando se metería unas líneas”

(Alejandro Jodorowsky)

Hay efectos paradójicos atribuibles a la prohibición de las drogas. Hay quienes no consumirán o abandonarán su consumo si existen las suficientes medidas represoras pero, por otro lado, al convertir las drogas en algo prohibido, su consumo atrae por morbo a los jóvenes más rebeldes y con más tendencia a un estilo de vida arriesgado.

De este modo, en muchos casos, el consumo de drogas en los jóvenes se ha convertido en ritual de rebeldía e independencia y muchos adolescentes entran en el consumo de una sustancia adictiva prohibida como símbolo de oposición a padres y autoridades y como autoafirmación, asumiendo el consumo de las drogas como una provocación.

Los jóvenes y adolescentes –un grupo de alto riesgo para desarrollar una conducta de abuso–, inmersos como están en las dificultades propias de su edad, en un mundo complejo, y siendo como son muy susceptibles a la incomprensión y al rechazo, pueden recurrir al uso excesivo de drogas para evadir la angustia, la insatisfacción o el aburrimiento.

Y, aunque la motivación primordial para usar drogas es la posibilidad de ausentarse de una realidad que les incomoda, el abuso les sirve también , como hemos dicho, para cuestionar normas y modelos familiares y sociales.

Sin embargo, aunque la prohibición derive en problemas como el mercado negro, los peligros inherentes a la adulteración, la falta de control de calidad o la proliferación de puntos de venta, o desencadene el ansia de transgredir de muchos jóvenes y adolescentes, este es el modelo acordado por las naciones para su control.

Por eso, y sin restar importancia a los demás perjuicios generados por el modelo prohibitivo, nos centraremos en la citada transgresión, como respuesta de muchos jóvenes y adolescentes ante la postura represiva o prohibitiva.

Con las condiciones psicológicas referidas (depresión, frustración, desarraigo, desconocimiento, desamor y evasión de sí mismo), los jóvenes y adolescentes pueden terminar usando el cuerpo para mostrar su repudio, para negar, para burlar, para rebelarse, para ajusticiar a los otros de quienes se sienten víctimas. Con el consumo desmedido de sustancias, los jóvenes intentan, quizás, lastimarse a sí mismos o lastimar a otros, a la familia, al sistema, al mundo.

Además, cabe además preguntarse por los beneficios que ofrece a los jóvenes seguir usando el modelo prohibitivo de las drogas, en un momento en el que la moralización social del problema resulta ridícula.

Al contrario, con la satanización de las drogas, lo que se ofrece a la población joven, descontenta con su entorno y por esa misma razón transgresora, es la seductora posibilidad de aliarse con el enemigo.

Con todo, esta reflexión no busca abogar por la legalización de las drogas. Sólo advertir esta paradoja que nos aporta la prohibición y qué consecuencias tiene en los sectores más jóvenes de la población.


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el camión.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Entradas relacionadas

  • Categorías