Dios y el ermitaño (Cuento terapéutico) | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

Dios y el ermitaño (Cuento terapéutico)

En CITA utilizamos muchas fórmulas terapéuticas. Creemos que la verdadera efectividad para untratamiento de adicciones pasa por el diseño de un plan terapéutico específico para cada individuo. Las adicciones, por sus especiales circunstancias a nivel emocional y psicológico, requieren una adaptación plena al individuo. Una de las técnicas que empleamos en CITA es la escritura. La creatividad, en general, y la escritura, en particular, pueden ser un pasadizo valioso para entrar en nuestras emociones.

Dios y el ermitaño (Cuento terapéutico)

Un hombre estuvo rezándole a Dios durante muchos años con total piedad y absoluta intensidad: Le pedía que le concediera riqueza para poder cumplir sus deseos y de este modo alcanzar la felicidad.

Pasaron los años y Dios parecía ser sordo a sus súplicas. Con el tiempo, aquel hombre fue abandonando todas sus aspiraciones y llegó a convertirse en un ermitaño. Vivía en una cueva, en silencio, sin necesitar nada, en paz con sus emociones y sus deseos.

Un día, después de una larga meditación, se le apareció Dios.

Sorprendido, el hombre le preguntó: ¿Por qué has venido a verme, Dios?

Y Dios le contestó: Vengo a concederte el deseo que durante tantos años me pediste. Ahora puedes ser rico, si quieres.

– ¿Pero, porqué has tardado tanto? Ahora ya no necesito la riqueza que me ofreces.

– Por eso he venido ahora –repuso Dios- Te amo tanto y quiero tanto tu felicidad que no te la quise conceder cuando me la pedías para que no te convirtieses en un hombre infeliz. Ahora ya puedo dártela porque ahora sabes qué es en realidad la riqueza.


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el casa.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Entradas relacionadas

  • Categorías