Cuando todo iba a peor (Testimonio ingresado por alcoholismo) | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

Cuando todo iba a peor (Testimonio ingresado por alcoholismo)

(…) La vida continuaba y, más tarde, tuvimos a nuestra hija, muy buscada y muy querida, pero que resultó muy complicada. No quería comer, no quería dormir… Además, seguíamos alternándonos en el trabajo, así que el que se quedaba en casa sufría verdaderamente.

Pienso que ahí comenzaron mis problemas psíquicos y mi tendencia a exagerar con el vino, aunque los dos últimos años han sido la confirmación de mi alcoholismo. Una noche, mi hijo mayor me vio dando tumbos por el pasillo de mi casa y aún hoy esta imagen me duele al pensarla.

Hace algunos meses, ya no podía resistir la presión que me rodeaba. Por un lado, un ritmo frenético de trabajo. Por el otro, mis padres metidos en una pelea que duraba años, con mi madre haciendo la vida imposible a mi padre y con éste aguantando semanas y meses sin dirigirse la palabra más que para recibir insultos. Esta situación ha durado unos doce años y me ha afectado sobremanera.

Todo esto, regado con abundante vino, es lo que me ha traído hasta aquí, hasta esa tranquilidad donde estoy recuperando la ilusión por el futuro. Obviamente, el futuro está lleno de preguntas y decisiones difíciles de tomar, y el tiempo tendrá que arreglarlo o ayudará a hacerlo.

Desde el día 24 estoy de baja laboral y, desde esta fecha hasta que ingresé en CITA, todo fue a peor, alternando periodos de consumo excesivo y absentismo. También creo que un diagnóstico o un tratamiento equivocado empeoraron las cosas. Entonces, me encontré sólo y perdido. Hasta que una mano amiga encontró este lugar y me trajeron hasta aquí. La historia continua….


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el taza.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Entradas relacionadas

  • Categorías