¿Cómo se desarrolla una adicción? | Clínicas CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

¿Cómo se desarrolla una adicción al alcohol?

¿Cómo se desarrolla una adicción?

Hay conductas que no llegan a convertirse en hábitos, ya que se realizan de una forma puntual. Por ejemplo, hay personas que eventualmente juegan a las máquinas tragaperras, toman una copa, etc. Esta eventualidad no estando asociada a unas circunstancias concretas, lo que no se desarrolla un hábito de conducta. La eventualidad de las conductas suponen un síntoma o una realidad de la adicción o no adicción.

Si alguien bebe alcohol de una forma continua ante ciertas circunstancias y establece unos patrones de conducta, hablamos de hábito. Si efectivamente se está generando un hábito, comenzaríamos a hablar de que necesita un tratamiento de adicción al alcohol. Si al volver del trabajo se toma unas cervezas, se produce una asociación que favorece el desarrollo de un hábito. Esto no tiene porqué ocurrir de forma diaria pero debe desvincularse del hábito para ser un acción aislada de este.

El límite del hábito al Alcohol

Cuando hablamos de un hábito relacionado con una conducta potencialmente adictiva, como en el caso del alcohol, puede desarrollarse una adicción. O puede que simplemente se quede en un hábito. La línea que establece los límites entre adicción o conducta, se basa en que la acción potencialmente adictiva genere o no consecuencias negativas para la persona y su entorno.

Desde siempre, hábitos existen muchos y muy variados, sin tener que entrar en el terreno de la patología. En el caso de las conductas potencialmente adictivas, el hecho de que estas se repitan, hace que el hábito vaya siendo más potente. Un hábito es el paso intermedio para atravesar la barrera de la adicción. Normalmente, este paso se produce de una forma lenta pero progresiva, y sin que el afectado sea consciente de lo que le está aconteciendo.

Para que se desarrolle una adicción tiene que existir un hábito previo sobre el cual se va perdiendo progresivamente la capacidad de control. Y así, de ser una conducta decidida voluntariamente, pasa a ‘dominar’ a la persona. Es decir, se pierde la capacidad de elección sobre cuándo llevarla a cabo. Dicho de otra manera, gana la adicción al hábito eventual, y progresivamente la conducta necesita repetirse a menudo.

Por eso es importante que las acciones no establezcan patrones de conducta. La asociación de acciones potencialmente adictivas junto a un patrón de conducta puede desarrollar una adicción.

¿Cómo solucionar una adicción al Alcohol?

Una vez que ya se desarrolla una adicción, se queda grabada en el cerebro. Como decíamos, el crear un hábito de conducta establece un patrón que interpreta el cerebro como que debe repetir. Durante el transcurso del patrón, los tiempos de asimilación serán cada vez menores y comportará un hábito cada vez más repetitivo.

Podemos informarnos de como reducir los riesgos del alcohol si creemos que puede suponer un riesgo. Si transcurrido un periodo de tiempo seguimos consumiendo sin control, y con un hábito de conducta activo, deberíamos ponernos en manos de profesionales.

¿Cómo no desarrollar una adicción?

Si ya sabemos como se desarrolla una adicción, ¿Cómo hacemos para no desarrollar una adicción?

  • Como hemos dicho si desarrollamos una adicción mediante el consumo de alcohol, o cualquier otro tipo de droga, la solución natural es cambiar el hábito. Cambiando los hábitos, puede solucionarse en gran parte el problema y los síntomas que nos hacen vulnerables. En la adicción al tabaco por ejemplo, una pauta sencilla para cambiar el hábito seria la que encontramos en dejardefumar.io. En la sección uno mismo se muestra una serie de hábito a coger para modificar el mal hábito de fumar.
  • Solucionar los problemas que conllevan a un posible consumo abusivo puede solucionar también el desarrollo del hábito a una adicción.
  • Establecer límites a ciertos hábitos y costumbres que nos hacen vulnerables frente a un posible caso de adicción. Esta es una clave del proceso de adicción. Un ejemplo sería el artículo sobre cómo reducir la ludopatía. El control o no de establecer límites nos puede hacer abrir los ojos frente a una adicción.

La ilusión de control en los adictos

Este concepto hace referencia, por ejemplo, a la creencia errónea de los jugadores patológicos de pensar que el resultado de jugar depende de su habilidad. También se utiliza para describir la idea distorsionada del adicto acerca de su capacidad de control sobre la sustancia o la conducta adictiva. La ilusión de control surge tanto en la fase de consumo como cuando se lleva tiempo abstinente. Cuando se trata de controlar el consumo, se dan dos tipos de recaídas, que dependerán tanto de factores personales como de las características de la propia adicción. 

En la primera, se produce un descontrol desde el primer momento. El otro tipo de recaída es más sutil, ya que se produce de una forma lenta, pero progresiva, conduciendo a pensar que no va a generar problemas de nuevo.

Hay un mito que no ayuda a romper este proceso y que consiste en pensar que, si un alcohólico toma una vez algo de alcohol, de forma instantánea volverá a beber en gran cantidad. Es cierto que éste es un tipo de perfil, pero el perfil más habitual es el que reinicia el consumo con cierto control.

Los pacientes que han intentado, después de haber desarrollado una adicción, tener un consumo controlado, terminan volviendo al patrón de consumo que tenían anteriormente.

En algunos casos, incluso sobrepasan el consumo anterior, influidos por el sentimiento de fracaso al haber intentado salir de la adicción y verse de nuevo inmersos en ella.

Una vez que se produce una dependencia, es extremadamente complicado mantener un consumo controlado pasado el tiempo. Esto se justifica tanto en factores neurológicos como psicológicos, ya que al producirse un consumo inicial controlado, aumenta la expectativa de poder repetirlo sin que se generen las consecuencias del pasado, con lo que el adicto baja la guardia.

La Recuperación en un Centro de desintoxicación

La recuperación pasa por asumir que tiene una adicción y no puede hacer frente sólo. Si no se reconoce el problema, puedes informarte aquí de ¿Qué hacer si no reconoce el problema?. Normalmente los hábitos son más sólidos cuando existen problemas personales, familiares o de carácter social. Para romper con la adicción hay que recuperar la estabilidad en los problemas para que dejen de ser una excusa, y tratar la adicción con profesionales.

En cuanto nos recuperemos del entorno, solo queda afrontar la adicción y tratarla como es debida para limpiar nuestros hábitos.

Si creemos haber desarrollado una adicción al alcohol u otras drogas, deberíamos ponernos en contacto con profesionales de un Centro de adicciones y desintoxicación especializado.

En Clínicas CITA tenemos médicos especialistas y un equipo de psicólogos expertos en tratamientos de adicciones que pueden ayudarnos a deshabituarnos a conductas adictivas.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el llave.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Entradas relacionadas

  • Categorías