¿Cómo saber si mi hijo se droga? | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

¿Cómo saber si mi hijo se droga?

Todos sabemos que la adolescencia es una época de cambios dónde los jóvenes prueban nuevas cosas para ser socialmente aceptados y que en un futuro puedan arrepentirse de tomar esa decisión.  En esa edad es cuando son más curiosos y tienen una percepción del riesgo mucho menor a lo habitual, por eso es fácil que lleven a cabo conductas de riesgo sin ser conscientes de las consecuencias de su conducta. Lo hacen con el simple objetivo de mejorar su imagen y ser el centro de atención.

Podríamos agrupar la juventud y adolescencia en cuatro fases para entender como se inician los jóvenes al consumo. La primera fase es dónde los jóvenes de una temprana edad se opondrán por completo a la drogas. Seguidamente entramos a la fase dónde seguirán con el rechazo a las sustancia por lo cual seguirán sin consumir pero la curiosidad por los fenómenos sociales provocaran la primeras dudas. En la tercera fase estamos hablando ya a partir de los 16 años aproximadamente y aparecen los primeros contactos con la droga. Tu hijo protagonizará consumo puntuales, en celebraciones concretas para satisfacer su curiosidad. La gran mayoría de las veces que un adolescente hace el primer contacto con una droga esta incitado por otros compañeros y acaba haciéndolo por ser aceptado socialmente, para integrarse en un nuevo grupo. La última fase, en algunos casos las drogas pasan a convertirse en un elemento más de diversión y cohesión con el grupo de referencia. Si tu hijo llega a esta etapa, poco a poco el consumo irá ocupando más espacio en su vida sin que apenas se dé cuenta.

Señales para detectar si mi hijo se droga

Existen una serie de señales que como padres os ayudarán a detectar si vuestro hijo es consumidor de alguna sustancia o no

  • La primera es el olor, depende de la sustancia deja un olor muy fuerte como podría ser el tabaco en el aliento o en la ropa. Si tu hijo masca chicle, la ropa le huele a humo o se limpia las manos constantemente puede ser un indicio de que está consumiendo tabaco o marihuana por ejemplo.
  • Los ojos también os puede dar información ya que sustancias como la marihuana deja los ojos rojos. En cambio otras sustancias más estimulantes te dilatan mucho las pupilas.
  • Aparecen también cambios de humor muy repentinos especialmente cuando no puede consumir, ya que su cuerpo le esta pidiendo una dosis.
  • La gente con la que se junta vuestra hijo es muy importante, a esa edad somos todos muy influenciables y si sus amigos son consumidores y/o incitadores a hacerlo vuestro hijo muy probablemente va a consumir alguna vez.
  • Si hay otros familiares que toman drogas no va ayudar para nada el crecimiento de vuestro hijo, por ejemplo si el hermano mayor consume el riesgo a que el hijo pequeño lo haga también es altísimo.

¿Por que los adolescentes consumen?

  • Uno de los principales motivos es para encajar en un nuevo grupo, el estatus social es muy importante para los adolescentes. Vuestro hijo puede recurrir al consumo para llamar la atención de nuevos amigos o sentir líder entre su actual grupo de amigos.
  • Bajos los efectos de alguna sustancia es posible que haya gente que se sienta más cómodo a la hora de hacer ciertas cosas como por ejemplo sociabilizar.
  • A veces los cambios no son fáciles de aceptar y es posible que algunos adolescentes recurren a las drogas para lidiar con situaciones como mudanzas, entrar a una nueva escuela, la pubertad o atravesar el divorcio de sus padres.
  • Como cualquier adicto, los jóvenes también pueden caer en las drogas para evadir problemas personales en casa, en la escuela, etc.
  • También puede recurrirse al consumo para lidiar con algún tipo de dolor.


Política de privacidad


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el corazón.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

  • Categorías