Cómo Afecta el Alcohol al Sistema Nervioso | Investigación y Adicciones Saltar al contenido

Llamada confidencial

937 91 80 08
mascotas

TRAE TU MASCOTA

¿Cómo afecta el alcohol al sistema nervioso?

En las alteraciones provocadas por el alcohol en el sistema nervioso, podemos distinguir las que afectan al cerebro y a los nervios de aquellas que se manifiestan como alteraciones psiquiátricas.

El alcoholismo produce un descenso de la actividad mental una vez superado el estrecho límite de cantidad que inducía a un estímulo de esta actividad. Desciende también la facultad de crítica y la capacidad de reacción ante los problemas, grandes o pequeños, que se plantean al intelecto.

Fácilmente se comprenderán las graves consecuencias que puede traer en un periodo de la vida en el que la principal ocupación consiste en desarrollar estas capacidades con el estudio. Recientemente se han realizado investigaciones estadísticas en centros escolares y se ha comprobado que un buen número de los fracasos escolares se dan entre jóvenes que beben alcohol.

The old alcoholic

Muy importante es el efecto causado por el alcohol en el ánimo del individuo, con frecuentes cambios del humor.

Asimismo, se comprueba cómo, al relajarse por el alcohol la capacidad de juicio y raciocinio, el que bebe se convierte en un ser fácilmente influenciable por otros.

En cuanto a las manifestaciones puramente neurológicas, esto es, que no afectan a la mente, hay que resaltar la frecuente aparición de neuritis, con intenso dolor de cabeza o alguna extremidad, según el nervio que enferme. Una de las neuritis más graves es la que afecta al nervio óptico, el que recibe y transmite las imágenes percibidas por los ojos. La consecuencia de esta enfermedad, a la que también contribuye la mala alimentación crónica de los bebedores, es la pérdida definitiva e irreparable de la vista.

Todo el cerebro sufre una progresiva degeneración con el uso continuado de alcohol, y poco a poco aparecen síntomas como mareos, vértigos, dificultad para caminar y, sobre todo, para utilizar las manos en movimientos delicados o de precisión, como los necesarios para desarrollar muchas actividades cotidianas y laborales.

En ocasiones, el alcohol puede desencadenar la aparición de crisis convulsivas, como las epilépticas cuando la persona ya padecía la enfermedad pero ésta estaba controlada con fármacos.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.




    Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Entradas relacionadas

  • Categorías