▷ Tucibi o Cocaína Rosa: qué es y cuáles son sus efectos | CITA Saltar al contenido

ASISTENCIA 24H

PREGÚNTANOS

937 918 008

INFORMACIÓN: 937 918 008

LLAMADA GRATUITA

Tucibi o cocaína rosa, qué es y cuáles son sus efectos

La farmacopea de sustancias ilícitas en España suma constantemente nuevos nombres que se emplean como drogas de uso recreativo en el país.

El tucibi, conocido erróneamente como cocaína rosa, es uno de esos nombres que apareció en el país hace más de 10 años y que ha vuelto para a sumar nuevos adeptos entre la juventud económicamente acomodada.

En el Centro de Investigación y Tratamiento de Adicciones (CITA) estamos al tanto de las nuevas tendencias de consumo de drogas para ofrecer terapias y tratamientos de intervención que sean eficaces.

Cualquier persona que esté lidiando con una adicción a drogas sintéticas, alcohol, etc. encontrará un aliado en nuestro equipo de profesionales capacitados que son capaces de ayudarlos a tratar sus problemas de farmacodependencia.

cocaina rosa

¿Qué es el Tucibi?

El Tucibi es una droga recreativa que suele ser denominada como cocaína rosa, pero la verdad es que no tiene nada en común con la cocaína, más allá de de su composición en polvo.

Esta “cocaína rosa” es más bien una anfetamina que muchos han descrito como la sustancia que está entre el LSD y el MDMA o éxtasis; eso se debe a que genera efectos similares a los de estas drogas sintéticas dependiendo de la cantidad que se ingiera.

Este polvo rosa recibe su nombre por su composición química, 2CB; en España la conocemos como Tucibi por su fonética en inglés, pero también es conocida como 4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina, Nexus, Eros, Venus, Tusi o cocaína rosa.

El nombre cambia dependiendo del país o la zona donde se compre.

Se originó en los Estados Unidos, y su creador fue el famoso químico Alexander Shulgin, quién aisló muchas sustancias químicas y las probó todas con fines lúdicos y recreativos.

Cabe destacar que el propio Shulgin eligió la droga Nexus como una de sus favoritas, a pesar de que la primera vez que la probó pudo haber sido la última.

La historia cuenta que el Tucibi surgió en 1974 luego de que Alexander Shulgin la sintetizara, y probara por error de cálculo una dosis cien veces mayor a la que pretendía.

Contrario a los efectos letales que esperaba, Shulgin encontró que la droga le proporcionó una experiencia que calificó como maravillosa.

Desde entonces, una de las “ventajas” que ofrece en Tucibi es que no es letal si el consumo es moderado, aunque aun así sus efectos en la salud física y psicológica pueden ser contraproducentes.

Cuándo llegó la cocaína rosa a España

Si bien es cierto que la cocaína rosa se sintetizó en la década de los 70, no fue sino hasta los años 80 cuando comenzó a comercializarse en Estados Unidos.

A España no llegó sino comenzando el siglo XXI, y desde sus comienzos se caracterizó por ser una droga recreativa destinada a las personas de clase alta que frecuentaban locales con una escena de música electrónica activa.

El Tucibi se convirtió casi en un mito debido a que poco después de su incursión en el país, desapareció por completo. Esa situación se mantuvo hasta hace unos pocos años atrás cuando se comenzó a comercializar de nuevo en las costas españolas. 

Los narcotraficantes han introducido esta sustancia sobre todo en lugares como Madrid, Ibiza, Valencia o Cataluña; pero su consumo se expande rápidamente por el resto del país.

Actualmente son cada vez más las incautaciones que las policías regionales hacen de esta droga.

¿Cómo se consume?

Cuando no se encuentra en forma de un polvo rosa, el Tucibi se compacta en píldoras, lo que hace que muchos se confundan y lo compren pensando que es éxtasis.

Sin importar cuál sea su apariencia, la cocaína rosa se consume por vía oral.

Por lo general las personas ingieren dosis pequeñas que no superan los 10 gramos, aunque hay quienes consumen entre 10 y 24 gramos para conseguir los efectos alucinógenos de esta droga.

Más de 24 gramos son consideradas dosis de riesgo que pueden desencadenar una sobredosis, aunque la tolerancia dependerá de cada persona.

Contrario a la cocaína en polvo regular, el 2CB no se suele esnifar, fumar o inyectar.

Sus consumidores la ingieren de forma regular y comúnmente en entornos sociales. Esto hace que no las formas de consumo no sean tan notorias como lo es fumar, inyectarse o esnifar una raya de cocaína.

Precio del Tucibi

El Tucibi ha desplazado a la cocaína como la droga más cara.

De hecho, este polvo rosa es conocido por ser una droga de alta sociedad debido a su elevado precio. Si un gramo de cocaína oscila entre los 60 y 100 euros, un solo gramo de Tucibi puede costar hasta 900 euros.

Por esa razón se comercializa usualmente en locales que solo frecuentan personas acomodadas económicamente, deportistas de élite, etc.

Efectos de la cocaína rosa

La 2CB es una feniletilamina, un derivado de las anfetaminas, cuya absorción es rápida y suele generar efectos en un plazo máximo de 20 minutos.

Estos efectos se pueden prolongar por un mínimo de 30 minutos, o un máximo de 10 horas, dependiendo de la cantidad que se haya ingerido.

Si bien el Nexus no es una droga tan potente como la cocaína, sigue siendo una sustancia sintética capaz de causar efectos secundarios contraproducentes en las personas.

Conoce más de los efectos a corto y largo plazo de la cocaína rosa a continuación.

A corto plazo

Los efectos a corto plazo del Tucibi están más relacionados a la experiencia que genera la sustancia al entrar en contacto con el organismo que a problemas en la salud, pero en cada caso la respuesta del cuerpo puede ser distinta.

Efectos físicos

Como cualquier otra droga psicoactiva, el Tucibi actúa directamente sobre el sistema nervioso central.

Entre los efectos físicos que desencadena a corto plazo destaca la dilatación de las pupilas, el aumento en la presión sanguínea, visión borrosa, mareos e incluso insomnio.

Esta droga también tiene un efecto de amplificador sensorial, por lo que uno de sus efectos más comunes son las alucinaciones visuales y auditivas.

Efectos psicológicos

Ingerir una dosis pequeña o mediana (que no exceda los 24 gramos) de Tucibi puede generar cambios súbitos de humor o sensaciones de inquietud y angustia. Al tener menor potencia que otras drogas, el 2CB no suele causar agotamiento crónico o pérdida del apetito.

Al tener menor potencia que otras drogas, el 2CB no suele causar agotamiento crónico o pérdida del apetito.

tucibi

A largo plazo

No hay suficientes estudios que ofrezcan información sobre los posibles efectos secundarios o a largo plazo del consumo constante de Tucibi. Pero, a pesar de eso, su efecto sobre el organismo puede traer consigo consecuencias contraproducentes para la salud.

Efectos físicos

Cuando el consumo de Tucibi es prolongado a causa de una adicción, o se exceden las dosis moderadas puede haber consecuencias físicas graves, la persona puede sufrir diarrea, vómitos e incluso convulsiones.

En casos más graves se puede padecer de arritmias. Si bien es cierto que no se considera una sustancia letal, su consumo desmedido puede incluso ocasionar paros cardiovasculares.

Efectos psicológicos

El Tucibi puede generar cuadros de ansiedad e incluso depresión. Si bien es cierto que no hay suficiente evidencia científica de sus efectos psicológicos a largo plazo, el 2CB al ser una droga psicoactiva, las alucinaciones que genera pueden ser muy intensas y generar ataques de pánico y paranoia a largo plazo.

El consumo de drogas sintéticas como el Tucibi o cocaína rosa acarrea problemas de adicción con una serie de consecuencias físicas y psicológicas graves. Si necesitas ayuda para recibir un tratamiento y devolver la normalidad a tu vida, rellena el formulario que encontrarás a continuación y ponte en manos de nuestro equipo de profesionales de Clínicas CITA.


Política de privacidad


Por favor, prueba que eres humano seleccionando el estrella.

Autor: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

  • Categorías