El adiós

la despedidaQué malas son las despedidas, tanto de personas o cosas como de hábitos de vida. Últimamente estoy descubriendo cómo funciona mi enfermedad, cómo ha estado conmigo estos últimos años, creándome muchas malas rutinas; estoy descubriendo cómo funciona y todo el daño que me está haciendo y me ha hecho.

No me daba cuenta de todas estas cosas hasta que no he mirado atrás. Ahora estoy intentando empezar una nueva vida, una vida normal. Ahora estoy luchando para no hundirme por el camino, porque, aunque no lo parezca, los malos hábitos y todo lo que he causado sigue aquí y tengo que vivir con ello. Ahora todo es distinto: tengo que hacer frente a muchas cosas y al estrés que estas cosas suponen.

Nunca seré una persona normal del todo pero tengo que luchar para conseguir la máxima normalidad posible. Por ello, me gustaría despedirme de los malos hábitos, de esa parte de la enfermedad que me creaba problemas. Quiero despedirme de mi antiguo yo, de la persona que no controlaba sus impulsos y hacía las cosas tan mal. Y quiero dar la bienvenida a la persona que algún día seré, luchando contra los malos aspectos de mi enfermedad y llevando una vida lo más normal posible.

Quiero decirle adiós a mi antiguo yo.

1 Comment

Comments are closed.