LA ADICCIÓN TECNOLÓGICA: un problema en la evolución

problemas adicción tecnológica

¿Hay factores de riesgo por adicción tecnológica? ¿Cuáles son las señales de alarma? ¿Qué distingue el uso exagerado de la adicción?

La adicción a las nuevas tecnologías generan conductas similares a las de las otras adicciones, aunque cuentan también con conductas exclusivas, como la comprobación compulsiva del móvil.

Resolver esta adicción nos remite también, como en el caso de otras dependencias comportamentales que requieran ayuda profesional, a líneas de intervención terapéutica similares: la reintroducción progresiva, el trabajo psicoterapéutico y educativo y un programa de prevención de recaídas.

En un centro de adicciones a las nuevas tecnologías se lleva a cabo mediante un programa estructurado que no sólo implica una deshabituación del paciente, sino la construcción de medidas que permitan que el sujeto, al volver a su vida cotidiana, pueda sostener su deshabituación.

Adicción tecnologica en constante evolución

Tenemos que tener en cuenta que, en el caso de las adicciones a las nuevas tecnologías el paciente, en su vida cotidiana, se va a ver necesariamente rodeado de los aparatos que han provocado su adicción.

Por ejemplo, un adolescente que haya desarrollado una adicción al móvil o relacionada con el uso del móvil no volverá a una vida cotidiana sin móviles. De ahí que el trabajo psicológico y la construcción de mecanismos de control sea absolutamente fundamental en este tipo de casos.

Estar enganchado al móvil o ser adicto a Internet son las consecuencias negativas de las nuevas tecnologías de las que más se habla.

La nomofobia o pánico a no estar conectado por el móvil, la tecno ansiedad, o tecnostress, el síndrome de la vibración fantasma, etc. son algunas de las características del cuadro clínico que presenta esta dependencia tecnológica.

Cada tecnología que nace y se desarrolla viene asociada con una nueva patología.

Y aunque la mayoría de la gente no sufre efectos negativos por su uso y el porcentaje de adictos es muy minoritario, la sensación es que se trata de un problema creciente cuya gravedad es difícil de dimensionar.