La marihuana y daño pulmonar

clinica de desintoxicacion

¿Los fumadores crónicos de marihuana dañan sus pulmones? ¿Fumar crónicamente marihuana provoca cáncer de pulmón?

La respuesta a la primera pregunta es afirmativa. Se ha demostrado que el flujo de aire en los pulmones de los fumadores crónicos es inferior al de los que no fuman. Además, estudios rigurosos han encontrado tanto una apariencia clínica anómala como una organización celular anómala en las vías respiratorias de los fumadores empedernidos de marihuana en comparación con los no fumadores y con aquellos que sólo fuman tabaco.

Aunque existen rumores de que el humo de la marihuana es diez y hasta cien veces más tóxico para los pulmones que el humo del tabaco, la verdad es que el humo de la marihuana y el del tabaco son bastante similares. Muchos de los compuestos tóxicos, como el alquitrán, el monóxido de carbono y el cianuro, se encuentran en niveles comparables en ambos tipos de humo. Un conocido cancerígeno, el benzopireno, se encuentra en ambos, pero en mayor concentración en el humo de la marihuana, mientras que las nitrosaminas, específicas del tabaco, sólo aparecen en el humo del tabaco.

Hasta el momento no hay pruebas que relacionen la marihuana directamente con el cáncer de pulmón. Un estudio ha evaluado el daño al ADN (que se piensa que es un precursor del desarrollo del cáncer) en células del pulmón de fumadores de marihuana, de tabaco y no fumadores. El estudio ha revelado una tendencia al daño del ADN en células de fumadores de marihuana aunque también fumaran tabaco.

Este hallazgo sugiere que fumar marihuana predispone a desarrollar cáncer de pulmón. Por último, un reciente estudio realizado con pacientes de cáncer de pulmón, sugiere que quienes fuman tabaco y marihuana regularmente corren más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón a una edad más temprana que quienes sólo fuman tabaco.

¿Cuánta marihuana se ha de fumar para afrontar un riesgo real? Muy pocos fumadores de marihuana inhalan una fracción significativa de la cantidad de humo que inhala un fumador de tabaco en un día. Por otro lado, la marihuana se fuma de manera diferente al tabaco. La cantidad de humo de marihuana inhalado por bocanada es dos terceras partes mayor que la bocanada de un cigarrillo de tabaco.

El humo de la marihuana también se inhala más profundamente en los pulmones y se retiene allí cuatro veces más de tiempo. Por ello, las toxinas del humo de marihuana tienen mayor acceso a los pulmones y pueden hacer más daño que el humo del cigarrillo.

Un estudio demuestra que, en un grupo de fumadores, el marcador de monóxido de carbono en la sangre registró una medición de este elemento cinco veces más alta después de un cigarrillo de marihuana que después uno de tabaco de tamaño comparable.

La cantidad de alquitrán inhalado de cigarrillos de marihuana resultó ser tres veces mayor, y de esta cantidad, la tercera parte se retuvo en el sistema respiratorio de los sujetos que fumaban marihuana frente a los fumadores de tabaco. Finalmente, otro estudio indica que los fumadores crónicos de marihuana que fuman de tres a cuatro porros al día sufren de bronquitis crónica tan frecuentemente como los fumadores de un paquete de cigarrillos.