¿Cómo reducir la ludopatía?

reducir la ludopatía

Para reducir la ludopatía hay que centrar la atención en un tipo de patología que se camufla en la sociedad. Reducir la ludopatía es posible, aunque muchas veces no depende del paciente.

Un paciente ludópata necesita un tratamiento específico para combatir la adicción a la ludopatía.

En este post hablamos de tratamientos para ludopatía y hoy vamos a extender un poco más esta adicción al juego. Cada vez son más los adictos al juego, ya sea casino, apuestas, y demás.

Si crees que tienes síntomas de ludopatía puedes ponerte en manos de profesionales y contactar con Clínicas CITA; somos expertos en adicciones y desintoxicación.

Soluciones a cómo reducir la ludopatía

Uno de los factores más significativos en el aumento de la ludopatía es la amplia disponibilidad y la fácil accesibilidad del juego. Un ejemplo evidente lo constituye el caso de las máquinas tragaperras, actualmente disponibles en los establecimientos más variados, sin restricciones reales de edad y de horario.

Una medida útil en este sentido sería limitar la oferta de juego y regular la facilidad con que se accede a algunos juegos. En algunos países europeos existen locales especialmente habilitados para tal fin. El control social de la industria del juego es, por tanto, una estrategia de intervención clave para la reducción de la incidencia de las ludopatías.

Por otra parte, es necesario modificar las condiciones técnicas de los juegos que se caracterizan por un potencial adictivo mayor. Entre estas posibles medidas cabría destacar entre otras:

  • aumentar el tiempo de latencia entre la apuesta y el resultado.
  • reducir la magnitud de los premios.
  • suprimir los estímulos asociados como la música o las luces. r
  • estringir la posibilidad de aumentar la apuesta.

Asimismo, se debe eliminar la publicidad de todo tipo de juegos, incluso de aquellos que plantean menos problemas adictivos. Por ejemplo, la lotería, pues su efecto rebote produce puede ser igual de preocupante que el resto de juegos. En este sentido, no deja de ser significativo que el 88,9% de los encuestados por la Comisión Nacional de Juego creen que la publicidad influye en que las personas jueguen más.

Prevención; reducir la Ludopatía

Un aspecto básico de la prevención primaria es la información adecuada a la población de que el juego puede generar dependencia. La divulgación de las características de este trastorno puede prevenir su desarrollo, así como aumentar la demanda de tratamiento. Medidas más concretas, como la de anunciar en los locales de juego, en un lugar visible, determinados mensajes, pueden resultar también útiles.

Desde una perspectiva más general, resulta necesario promocionar actitudes, valores y estilos de vida sanos que sean incompatibles con las conductas de juego. La llamada cultura del pelotazo fomenta un culto al dinero fácil y, desde este punto de vista, posibilita el desarrollo de problemas como la ludopatía. Es por ello necesaria la promoción de actitudes que fomenten otro tipo de valores y, en concreto, el esfuerzo en el trabajo como forma de mejorar la calidad de vida.

Ludopatía; Reducir de raíz

El medio más efectivo para reducir las consecuencias asociadas al problema del juego es prevenir el mal antes de que se instale. Es decir, intervenir entre los jóvenes que aún no han desarrollado este hábito o lo han desarrollado poco. En este sentido, se debe intervenir fundamentalmente en el núcleo familiar y en la escuela como forma de prevención.

No obstante, es necesario ser precavidos a la hora de tomar medidas preventivas. Se han de evitar dos errores muy frecuentes que pueden influir negativamente en la adecuada implementación de estrategias de prevención primaria: el prohibicionismo y el higienismo.

Si tienes dudas sobre el hábito y la adicción, puedes leer este artículo sobre ¿Qué distingue un hábito de una adicción?