Hannah Arendt y la curación

Hoy en el blog de CITA hablamos de Hannah Arendt y la curación. CITA son las siglas de Centro para la Investigación y el Tratamiento de las adicciones. En CITA tenemos una experiencia de treinta años en el tratamiento de las adicciones, tanto de tóxicos como comportamentales (ludopatía, adicción al sexo, a las nuevas tecnologías…). En este blog CITA incorpora distintos textos que puedan tener relevancia para nuestros pacientes, para nuestros antiguos pacientes, para profesionales interesados en seguir las novedades de CITA o, simplemente, para todos aquellos que quieran saber un poco más de nosotros.


Hanna Arendt es una de las pensadoras fundamentales de nuestro siglo. De origen alemán, fue discípula de otro de los grandes filósofos del S XX, Karl Jaspers. Aunque su obra filosófica tiene una importancia capital en conjunto, Arendt está ligada, por lo menos para el público más amplio, a Einchmann en Jerusalen (Un informe sobre la banalidad del mal). En él Arendt denunciaba que Einchmann, uno de los mayores criminales del régimen nazi y un terrible asesino, era fundamentalmente alguien que actuaba sin mayores motivos, aparte del seguimiento fiel de las directrices que le marcaban, alguien que no era simple, sino tan sólo irreflexivo. Un individuo banal.

Hannah Arendt, una de las pensadoras más relevantes del siglo
Hannah Arendt, una de las pensadoras más relevantes del siglo

 Arendt desmiente la imagen del filósofo como un intelectual frío, encerrado en una torre de marfil. Aunque muchos de sus textos son “técnicos” y complejos, Arendt mostró siempre una profunda inquietud por conocer su mundo y su entorno. Y este es el punto que nos interesa. Como muchos otros filósofos Arendt se interesó en las posibilidades del relato como instrumento de conocimiento. Contar es conocer y conocer es contar. Para saber más de nosotros mismos o de nuestro entorno, muchas veces es importante pararnos a contarnos, pararnos a explicarnos, vernos con la perspectiva que da el lenguaje. Muchas veces contarnos puede formar parte de una curación. Muchas veces no es necesario estar en un proceso curativo, contarnos, contar, relatarnos puede ser parte de nuestra forma de avanzar en nuestra persona.

Por cierto, hace poco se ha estrenado una película sobre Hannah Arendt. No tiene un ritmo endiablado, precisamente, pero es interesante para acercarse a una de las mentes más relevantes del S XX