Consumo de porros en España

Consumo de porros en España

Se ha realizado una macro-encuesta que analiza el consumo de alcohol y otras drogas en España.

La muestra de esta encuesta, dirigida por el Ministerio de Sanidad y que incluye 22.541cuestionarios, se realizó entre diciembre del 2015 y mayo del 2016, y sus conclusiones demuestran una vez más que el alcohol sigue siendo la droga más consumida por los españoles, seguido por el tabaco, los hipnosedantes y el cannabis.

En el caso del cannabis, el consumo de esta sustancia en nuestro país ha registrado un pequeño repunte de 0,6 puntos porcentuales (del 6,6% al 7,3%) en el caso de los entrevistados que la habían consumido en los últimos 30 días.

Esto implica que 2,2 millones de personas la han consumido al menos una vez durante el último mes. También ha crecido la cifra de los que lo hacen a diario (del 1,9% al 2,1%). Otro dato negativo en este caso es que desciende la percepción de riesgo.

En cuanto a las demás sustancias, su consumo desciende o se mantiene en relación a la anterior encuesta del 2013. Sin embargo, si comparamos las cifras actuales con los registros de 1995, cuando se realizó el primer sondeo, los resultados son positivos

Los expertos justifican en parte este leve repunte del consumo de cannabis a una cuestión sociológica, ya que la encuesta revela que ha bajado la percepción del riesgo respecto al cannabis (del 82,4% al 79,8%) y que ha subido el número de españoles que abogan por su legalización (del 33,1% al 37,4%), sobre todo los propios usuarios, y en especial, los que presentan un consumo problemático.

También ha contribuido al aumento del consumo el hecho de que el cannabis sea la droga ilegal más fácil de encontrar: el 64,3% de la población cree que podría obtenerla con facilidad en menos de 24 horas.

Sobre el consumo de cannabis por parte de menores, un 12,6% de los jóvenes de entre 15 y 17 años aseguran haberlo probado en algún momento en el último año. Es una cifra preocupante, aunque inferior al 14,5% de la anterior encuesta, lo que supone un notable descenso. A pesar de ello, los jóvenes consumidores de cannabis doblan en número a los consumidores mayores de 35 años (5,5%).

En cuanto al resto de drogas, tanto las legales como las ilegales, también se percibe un descenso de uso por parte de los menores de edad. El alcohol lo habían probado el 66,2% durante el último año en la encuesta del 2013 y un 58% el último año del reciente estudio. Por lo que respecta al tabaco, se ha pasado del 28,3% al 20,6% entre los consumidores menores de edad. En el resto de drogas ilegales (cocaína, heroína, éxtasis u otras sustancias psicoactivas), el consumo se mantiene como totalmente residual y en niveles muy bajos.

El alcohol es probablemente la sustancia que mejores noticias aporta. Más aún si se tiene en cuenta que se trata de una droga todavía 100% legal. El 9,3% de los encuestados admite que bebe a diario. Es la cifra más baja desde 1995. En el 2001 llegó a marcar el 15,7%, un 59% más que hoy. Cerveza, vino y combinados siguen siendo lo más habitual. Y el consumo esporádico es generalizado y estable: el 62,1% ha bebido en los últimos 30 días.

La encuesta detecta un leve descenso de borracheras en los pasados 12 meses (del 19,1% al 17,9%) pero registra un acusado aumento en la ingesta de grandes cantidades de alcohol (cinco o más copas en los hombres y cuatro o más en las mujeres) en una misma noche (del 15,5% de la población al 17,9%). Esta modalidad es alarmante en las franjas de edad que van de los 15 a los 17 (el 10% la han practicado en el último mes) y de los 15 a los 24 (el 30%).