Ser pareja de un alcoholico

clinica de desintoxicacion del alcohol

Hoy en el blog de Clínicas CITA reflexionamos sobre una realidad paralela a la problemática de la dependencia alcohólica: la figura de ser pareja de un alcoholico.

Cómo actuar al ser pareja de un alcoholico

Por una parte, pueden ser mujeres con trastornos de carácter anteriores al uso de alcohol de sus maridos, lo que determina la elección del compañero. La otra perspectiva señala que las anomalías que puedan detectarse en estas mujeres de enfermos alcohólicos son el resultado en su mayor parte de la resolución de las tensiones provocadas por los problemas que ocasiona el alcohol en sus maridos.

Las disfunciones de personalidad y los patrones de conducta de tales esposas tienden a evolucionar como respuesta a sus maridos, por lo que presentan menos anormalidades cuando sus maridos logran permanecer abstemios.

Las reacciones de las esposas cuyos maridos tienen problemas de dependencia al alcohol son de suma importancia para determinar de antemano la resolución del curso de la dependencia. Generalmente, las reacciones de la esposa pasan a través de una serie de etapas:

Al principio, niega o vacila al admitir que el alcoholismo es un problema e intenta prevenir o controlarlo

  • Poco a poco, la familia comienza a aislarse. En realidad es una situación de protección.
  • Más tarde, entra en la fase de darse cuenta de que no puede controlar el problema existente, que las cosas empeoran y que económicamente hay deterioro.
  • Existe una situación continua de alejamiento y temor, y disminuyen las relaciones de pareja y con los hijos. En esta etapa, la esposa decide que debe hacerse algo y trata de convencer a su pareja para que busque ayuda al problema. Si ello no es posible, o nada de lo intentado ha tenido éxito, tal vez la pareja se separe, o bien continúe durante unos años más, en los que aparecerán situaciones de separación emocional y física de la pareja. Otras veces, la esposa trata de controlar la conducta de su pareja con riñas, amenazas o mimos. En otras situaciones, existe una reacción de ayuda constructiva, como puede ser con información hacia un posible tratamiento de desintoxicación y rehabilitación.

Pasando al esposo de la enferma dependiente de alcohol, diremos que existen diferentes actitudes de tipo cultural hacia la mujer alcohólica.

La redistribución de los papeles y los estatus sociales, profesionales y de pareja, ha favorecido la aparición del alcoholismo en la mujer. Sin embargo, la tolerancia colectiva sigue esta evolución con retraso, por lo que el alcoholismo femenino ha permanecido por mucho tiempo en la clandestinidad, soledad y culpabilidad.

Por consiguiente, hablando de la pareja de la alcohólica, hay que decir que éste se ha visto implicado en el temor hacia la censura de la sociedad y de la propia familia por tener una mujer alcohólica. La reacción del marido puede llegar incluso a ser violenta.

La mujer suele beber a escondidas, tener sentimientos de culpa, depresiones, abandono de las tareas de la casa, y menor tolerancia a los hijos.