La policía cierra la mayor tienda de drogas online

centro-de-desintoxicacion-cerrada-web-venta-drogas

La policía cierra la mayor tienda de ventas de drogas por internet

La Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) clausuró hace unos días la web Silk road, conocida por vender en línea drogas desde 2011. La persona acusada como responsable del portal fue arrestada en San Francisco.

La fiscalía considera que Silk Road, que también ofrecía los servicios de asesinos a sueldo, es el más amplio y sofisticado mercado criminal en Internet.

Los usuarios podían pagar por los servicios en bitcoins, una moneda virtual que puede transferirse anónimamente a través de PC o smartphone sin la intervención de instituciones financieras. El FBI confiscó en la operación el equivalente en bitcoins de 3,6 millones de dólares.

Silk Road utilizaba además un sistema informático para garantizar el anonimato de los usuarios, que hacía casi imposible localizar los ordenadores que accedían a la página web.

Clinica-para-el-tratamiento-de-adicciones-CITA-Cerrada-web

Silk Road era un lugar de encuentro online para la compraventa de artículos prohibidos. Sus productos estrella eran todo tipo de drogas ilegales: marihuana, opiáceos, alucinógenos, benzodiacepinas, éxtasis… Pero, de hecho, en la Ruta de la Seda se podía vender casi cualquier cosa.

Al contrario que en la mayoría de tiendas online, en Silk Road no era fácil entrar. Su dirección cambiaba con cierta regularidad y no termina en ‘.com’. El acceso se llevaba a cabo a través de TOR, una tecnología que hace casi imposible saber quién se conecta a una web, o dónde está alojada ésta. Incluso para la policía.

La tienda online de estupefacientes está diseñada para garantizar el anonimato, tanto de los que compran como de los que venden, y aun así generar un sistema de confianza entre ellos. Silk Road es el intermediario anónimo entre dos partes que tampoco saben quiénes son. El comprador transfiere el dinero a la «tienda», que lo guarda hasta que confirma que el pedido se ha entregado (por correo postal). Sólo entonces culmina el traspaso de fondos hasta el vendedor. La plataforma de compraventa se lleva una comisión de cada transacción.

Según una investigación, los artículos más requeridos eran el cannabis y sus derivados. Durante el periodo de la investigación se ofertaron más de 4.000 dosis entre marihuana, hachís y otros. Un 20,7 por ciento del total. Otros productos de “éxito” fueron los medicamentos que exigen receta (7,3% del total) y las benzodiacepinas (tranquilizantes como el Valium, que casi alcanzaron el 5%). También se ofrecieron libros (3,9%), pornografía (1,6%), esteroides (1,5%), semillas y el resto de drogas más habituales (cocaína, éxtasis, heroína, otros opiáceos y varias clases de alucinógenos). En Silk Road no está permitida la venta de armas, ni de documentos de identidad robados, ni de pornografía infantil.

Además del uso de TOR para evitar el rastreo de conexiones, los usuarios de Silk Road usan su propia moneda: bitcoin. Una divisa electrónica que permite realizar transacciones anónimas. Las fuertes medidas de seguridad de Silk Road no servirían de nada si fuese posible rastrear el flujo de dinero entre comprador, tienda y vendedor. Por eso siempre han usado bitcoin. Una moneda digital, cifrada, descentralizada —sin banco central— y que permite transacciones anónimas y seguras. Aunque su valor respecto al dólar o el euro sufre cambios bruscos, cada vez cuenta con más usuarios. Se cree que el volumen promedio de las transacciones fue de casi 23 millones de dólares en un año y en el periodo estudiado casi duplicó su volumen de negocio. Aunque el precio de las drogas en esta tienda online es algo más caro que en la calle, los clientes lo pagan por la comodidad que ofrece.

Cada transacción suponía una comisión para el intermediario. Según el estudio, la tasa era de aproximadamente el 6,23%. Dentro de los seis meses del estudio se pasó a una tarifa progresiva —que disminuye conforme aumenta el volumen de la compraventa—. Los ingresos de Silk Road eran de más de 1.700.000 dólares anuales libres de impuestos.