La espiritualidad de Alcohólicos Anónimos

La espiritualidad de Alcohólicos Anónimos

‘AA (Alcohólicos Anónimos) es un programa espiritual y una forma de vida espiritual’ Así empieza el ‘Llegamos a creer…’, un libro de Alcohólicos Anónimos que habla de las experiencias espirituales de sus miembros. Lo que este libro quiere transmitir es que la ‘espiritualidad’ de Alcohólicos Anónimos no debe confundirse con la religiosidad; Alcohólicos Anónimos no está vinculado a una doctrina teológica y está pensado para representar a ‘una amplia gama de convicciones en las que está implicado Dios tal y como cada uno lo entiende’

Esto no quiere decir que al programa de AA le falten influencias religiosas. Sus propios Doce pasos y doce tradiciones afirman que los principios del grupo fueron ‘extraídos principalmente del campo de la religión y de la medicina’, y las reuniones semanales se suelen iniciar y cerrar con plegarias como el Padrenuestro.

Creer en algo trascendental, en un ‘poder superior’ que se halla fuera del individuo, forma parte del programa, y la oración y la meditación se contemplan como medios principales de tomar contacto con este ‘poder superior’. La idea no está demasiado relacionada con orar a Dios pidiéndole ayuda para salir del alcoholismo, sino con la humildad (‘Hacer limpieza para que la gracia de Dios pueda entrar en nosotros y erradicar la obsesión’). A los miembros de AA se les pide que hagan una evaluación de sus puntos débiles y ‘reparen’ los errores cometidos con otras personas y que ‘oren correctamente’: no que imploren ‘Otórgame mis deseos’, sino que digan ‘Que se haga tu voluntad’

Los Doce pasos y las doce tradiciones de AA hacen hincapié en que AA no exige que se tenga ninguna creencia: ‘Sus doce pasos no son más que sugerencias’. Sin embargo, el paso tres dice que la eficacia del programa de AA reside en el afán que sus miembros hayan puesto en ‘intentar llegar a la decisión de entregar su voluntad y sus vidas al cuidado de Dios tal como cada uno de ellos lo entiende’. Aunque los propios pasos afirman: ‘Si lo deseas, puedes hacer que AA sea tu poder superior’, siguen hablando sobre cómo el que duda, pero que considera a su grupo de AA como su ‘poder superior’, acabará ‘amando a Dios y llamándole por su nombre’. Por consiguiente, para algunas personas es difícil no ver AA como un programa religioso, aunque otros se sienten cómodos con el mismo y hayan encontrado la forma de hacerlo.