Detectan rastros de drogas en las aguas subterráneas de Barcelona

KEl primer estudio mundial sobre drogas de abuso (sustancias químicas consumidas con fines no terapéuticos) en acuíferos urbanos, ha detectado la presencia de diversas de estas drogas en las aguas subterráneas de Barcelona, aunque las cantidades detectadas, al ser muy bajas, no suponen ningún riesgo para la salud, ya que estas aguas se usan para limpiar las calles y para regar los jardines públicos.

El objetivo de la investigación era determinar y cuantificar la presencia de estas drogas en los acuíferos urbanos. En este sentido, se han encontrado y analizado 20 sustancias pertenecientes a 6 grupos diferentes: compuestos cocaínicos, cannabinoides, opiáceos, anfetaminas, compuestos lisérgicos y las benzodiacepinas.

Las drogas más detectadas han sido la metadona, el éxtasis (o MDMA), el EDDP (metabolito de la metadona), el diazepam (tranquilizante) y la cocaína y su metabolito, la benzoilecgonina. En ninguno de los casos se han detectado cannabinoides, anfetaminas y lisérgicos.

Unos de los resultados más interesantes de esta investigación es que el consumo de drogas parece estar relacionado con el barrio y la condición social. Así, en una zona de ocio nocturno y de clase económicamente media-alta, la droga que presenta concentraciones más elevadas es la cocaína.

Por el contrario, en un barrio de clase trabajadora, la droga que presenta concentraciones más elevadas ha sido el éxtasis.