la ruta del bakalao

Clínicas de desintoxicación – La ruta del bakalao

Clínicas de desintoxicación – La ruta del bakalao

¿Cómo fue la Ruta del Bakalao?

Se han publicado recientemente dos libros sobre el fenómeno social y musical que supuso en los 80 la denominada Ruta del Bakalao: la novela de Chimo Bayo y Emma Zafón, ‘No iba a salir y me lié’, y ‘¡Bacalao! Historia oral de la música de baile en Valencia, 1980-1995’, de Luis Costa (DJ, periodista y responsable de prensa de la sala musical barcelonesa Razzmatazz). Por cierto, la ruta del bakalao fue una expresión creada por los medios sensacionalistas, que los ruteros y DJs jamás emplearon.

Según Costa, había poca información sobre este tema. Existía sólo un ensayo de Joan Oleaque, titulado ‘En Éxtasi’, y algunos documentales. Para subsanar esta injusticia, el periodista entrevistó a los implicados en aquel boom (empresarios, músicos, periodistas…), para que contasen en primera persona las entrañas de aquella experiencia, que tuvo como nombres propios las discotecas Barraca, Chocolate o Spook.

¡Bacalao! detalla la etapa más recorrida de aquella ruta, desde principios de los 80 hasta los primeros 90, y apunta algunas hipótesis sobre las causas de su declive.

Y cuenta también, como en un contexto de post punk, la new wave y los sonidos más alternativos, la música no era el único signo identificativo, ya que el alcohol y las drogas eran otro sello de identidad. Explica el autor cómo grupos como Killing Joke o Play Dead tocaban en salas con mil personas hasta las cejas de mescalina.

Cuenta también cómo las bandas anglosajonas alucinaban al comprobar que tenían que tocar en dos sesiones imposibles: un concierto a las 2 de la madrugada y otro a las 7 de la mañana, como ocurría, por ejemplo, en Chocolate. Andy Jarman cuenta, por ejemplo, que cuando leyeron el contrato pensaban que se habían equivocado con los horarios, pero se quedaron asombrados cuando les dijeron que no. Había grupos que decían que no sabían quién estaba peor: si ellos o el público.

Y el libro reflexiona también sobre el tema de una de las drogas estrella de aquella ruta. La mescalina marcó los años dorados de la Ruta. Según el autor, ‘la mescalina se ha mitificado un poco. No fue tan decisiva. Coincide en un momento en que la juventud empieza a disfrutar de unas libertades inexistentes hasta entonces en España. Y todo era intenso. Se divertían de verdad. Muchísimo. Dicen que era de una calidad superior, que no daba bajón, bueno, todo se mitifica mucho, pero lo atribuyo más al momento que a esa droga en concreto’

El libro constata igualmente que Valencia estuvo a un paso de convertirse en una de las primeras capitales de la música electrónica de Europa, pero que los medios de comunicación sólo se interesaron de verdad por la cara más degradada del movimiento.

 

 

Comparte en redes sociales      
Share

Tags: , , , , , , , , , , , , ,