Clínica de desintoxicación del alcoholismo

Clínica de desintoxicación del alcoholismo

Clínica de desintoxicación del alcoholismo – El trabajo y la familia del alcohólico

El absentismo escolar o laboral es mayor en personas consumidoras de alcohol, así como las bajas por enfermedad. Esto no sólo se debe a que los trastornos físicos sean más frecuentes, sino a que los períodos de baja y las estancias hospitalarias son más prolongadas.

Las infecciones son siempre más graves y de curación más lenta cuando se presentan en un organismo debilitado por los efectos del alcohol sobre los tejidos. Un simple catarro o una gripe, que habitualmente cursan sin complicaciones, pueden derivar en bronquitis o pulmonías por tener las defensas orgánicas alteradas. Las mismas heridas cutáneas cicatrizan más lentamente y están expuestas a infectarse con facilidad.

En el trabajo, este absentismo repetido conduce con frecuencia a la inestabilidad laboral y a la pérdida de empleo. En otras ocasiones, se va produciendo una progresiva pérdida de categoría profesional.

Los accidentes laborales son más frecuentes entre los bebedores. Estos accidentes no sólo producen lesiones a los trabajadores que los sufren, también pueden involucrar a otras personas.

Los problemas familiares, cuando existe un miembro alcohólico, crean una grave distorsión. El alcoholismo conduce a la familia a un proceso desorganizador paralelo al deterioro que sufre el paciente.

Si es uno de la pareja el bebedor, surgen serias desavenencias con la otra persona. Cuando es la mujer la bebedora, el problema se suele plantear de forma aún más notable, porque todavía hoy la imagen de la mujer alcohólica es peor que la del hombre en similares circunstancias.

El ambiente familiar, en cualquier caso, es tenso, con la comunicación verbal llena de críticas, de desaprobaciones y de hostilidad. La afectividad desaparece o se canaliza mal, y en muchísimas ocasiones brota la violencia.

Los hijos son los miembros de la unidad familiar más perjudicados por la situación. Muchas veces se les piden mayores responsabilidades y deben desempeñar papeles de adultos sustitutos. No pueden desarrollar hábitos comunicativos puesto que la comunicación con los miembros adultos y entre éstos no existe o está gravemente deteriorada. La inmadurez afectiva es común en estos niños, que tienden a presentar signos físicos diversos y problemas de adaptación en la escuela, con bajo rendimiento en el aprendizaje.

No es raro que los hijos de padres alcohólicos reciban malos tratos, con omisión de cuidados o con auténtica violencia física, y no son raros los abusos sexuales. En el caso de las madres alcohólicas, el maltrato más frecuente es el abandono de los hijos pequeños.

Cuando estos niños llegan a adultos, muestran más problemas de ajuste social y de relaciones interpersonales y tienen mayores índices de alcoholismo y de consumo de otras drogas.

En el caso de los jóvenes, junto a los problemas laborales derivados del consumo de bebidas alcohólicas, es necesario nombrar los que afectan a la actividad escolar, de aprendizaje. Las repercusiones a nivel laboral o escolar del consumo de alcohol serían:

  • Deterioro delas relaciones interpersonales con los compañeros, con una tendencia a disputar que en ocasiones alcanza grados de agresividad.
  • Desajuste laboral o escolar.
  • Tensiones familiares.
Comparte en redes sociales      
Share

Tags: , , , , , , , , , , ,