Talleres de Clínicas CITA: Emociones y pensamientos

No existe una realidad objetiva que podamos percibir todos de la misma manera, sino que percibimos el mundo a través de un filtro formado por nuestros sentidos y nuestras interpretaciones. Si alguien te mira con el ceño fruncido puedes pensar que tiene algo contra ti e interpretar esa mirada como hostil. Pero tal vez lo que sucede es que esa persona está enfadada por algo que está pensando y que nada tiene que ver contigo. Tú has observado un suceso o acontecimiento (alguien te mira con el ceño fruncido), luego has usado tu pensamiento para hacer una interpretación y, finalmente, has llegado a una conclusión.

Pero aún hay más. Esa conclusión a la que llegas trae emparejada una emoción que variará en función de lo que pienses. Por ejemplo, puedes pensar:

  1. ‘Tiene algo contra mí, tal vez le he hecho algo que no recuerdo, creo que quiere hacerme daño y además es más fuerte que yo’. En este caso es muy probable que la emoción que generen estos pensamientos sea miedo.
  1. ‘Tiene algo contra mí, tal vez le he hecho algo que no recuerdo y ahora quiere hacerme daño, así que si me busca me va a encontrar, yo soy más fuert’”. En ese caso, la emoción generada será de hostilidad.
  1. ‘No sé por qué me mira así, parece enfadado conmigo, esperaré a ver qué pasa’. En este caso, se produce un sentimiento de ligera preocupación y la persona se pone en guardia sin alarmarse demasiado.
  1. ‘Parece que me mira enfadado, pero no lo conozco, no hay motivos para que esté enfadado conmigo, tal vez simplemente está enfadado y tiene así el ceño todo el rato’. En este caso, la emoción generada es más bien de curiosidad.

Como vemos, el mismo suceso puede dar lugar a emociones muy diferentes según tu interpretación de lo sucedido. Por eso es tan importante saber usar bien el pensamiento y ser realista a la hora de hacer interpretaciones de la realidad, tratando de usar un pensamiento lógico, libre de errores de pensamiento y constructivo. Para hacerlo, a veces debemos cuestionar nuestras propias interpretaciones de lo sucedido, sometiéndolas a debate.

Si no me siento bien, pues tendré que cambiar mi pensamiento o reformularlo. Por ejemplo:

Pienso: ‘Hoy tendré un día agobiante. No creo que pueda hacer todo lo que quiero. No importa cuanto me esfuerce’.

Emociones posibles correspondientes a dicho pensamiento: Agobio, estrés, impotencia, entre otras.

_____________________________________________________________________________

Segunda posibilidad de pensamiento: ‘Hoy tendré un día con muchas obligaciones. Haré todo lo que pueda de la mejor manera posible.  Lo importante es que me sienta bien haciendo mi trabajo.  Tal vez hasta pueda cumplir con todo’.

Emociones posibles correspondientes a dicho pensamiento: Tranquilidad, seguridad, aceptación, tolerancia, comprensión, entre otras.

Es fundamental hacerse cargo de la responsabilidad que tenemos ante nuestra vida.

La vida es una creación constante y tener conocimiento sobre la ley de Atracción ayuda a aquellos que seguimos atrapados en la repetición de lo que no queremos vivir. Muchas personas pasan sus días sin ser conscientes del rol protagonista que tienen en la vida que viven y se pierden en una rutina gris y derrotista, olvidando que ellas mismas pueden cambiarla pues, ¡ellas la han creado!

Una persona que se siente desesperada porque la circunstancia que vive no es la que desea y piensa que no va a poder salir de ella, tiene la gran posibilidad de revertir esa situación si entiende que su manera de pensar atrajo esa realidad y que cambiando sus pensamientos puede cambiar su vida, siempre y cuando: se anime a pensar lo que quiere vivir, a expresar que experiencia ambiciona tener en su vida y no pone RESISTENCIA a VIVIRLA. Este concepto en sí mismo genera una nueva realidad. El punto es comprender que lo que a uno le sucede no es por suerte, casualidad o el resultado de una maldición. El mundo externo es un reflejo de los pensamientos del individuo que está constantemente creando la realidad que vive.¿Qué observamos hoy?

LIBRO RECOMENDADO: “El secreto” de Rhonda Byrne.

Ejercicio de reformular pensamientos que nos afectan directamente las emociones:

  • Me da la sensación que cuando hablo la gente no me escucha, parece que si no gritas no te hacen caso (Tristeza, decepción, soledad)

Reformulado:

  • Hace días que no me siento bien, pienso que mi família espera demasiado de mí y que, si vuelvo a fracasar, se desentenderán del todo (Miedo, inseguridad)

Reformulado:

  • Siempre me pasa lo mismo, cuando doy mi confianza a álguien al final me acaba traicionando (Frustración, decepción, rabia)

Reformulado:

  • Al final toda la culpa es mía, si hubiera hecho las cosas de otra manera ahora no pagaría estas consecuencias (Culpa, tristeza, preocupación)

 

 

Comparte en redes sociales      
Share

Tags: , , , ,