centro-de-desintoxicacion

centro de desintoxicación – Nuestros talleres – Ser asertivo

Hay ciertos aspectos que acostumbramos a tratar en el centro de desintoxicación, como la asertividad. ¿En qué consiste la asertividad y cómo se refleja en las actitudes y el hacer de las personas? El enfoque gira en torno a lo que se ve en el comportamiento o en las expresiones de las personas.

Centro de desintoxicación – Definición de asertividad

Se entiende por asertividad a la capacidad que tiene cada persona de asegurar con firmeza y decisión cuanto dice y hace. Por ello, podemos equiparar asertividad a seguridad en sí mismo, a autoafirmación. No obstante, éste sería uno de los polos de la asertividad, en tanto no hay una asertividad en el sentido real del término si en este poder de afirmarse en su deseo, sentir y hacer, no está presente la buena integración a la realidad la buena relación y consideración del otro.

Así, la asertividad requiere de dos elementos que actúan en forma simultánea, el de afirmarse y el de hacerlo en armonía con el otro.

También podríamos decir que la asertividad bien entendida deja en el sujeto una vivencia interior de satisfacción y realización personal. De aquí que el afirmarse implica un buen auto-tratamiento del sujeto, es decir, un uso eficaz y eficiente de los propios recursos. Eficaz para cumplir con objetivos, afrontar situaciones, tomar decisiones y resolver los imprevistos. Y eficiente en el sentido de que, al hacerlo, lo hago en forma armoniosa y respetando los propios tiempos y expresando una conducta tolerante, comprensiva y moral.

Así es que, al hablar de asertividad desde este lugar, implica dejar fuera la agresividad, la ira, la violencia y la pasividad que son las grandes distorsiones y bloqueadores de la capacidad asertiva.

Muchas veces se amalgama asertividad con la autoestima, con el individualismo, con la buena auto-valoración, y, si bien es cierto que la inteligencia emocional, el autoconocimiento y la autoestima positiva son elementos psicológicos necesarios para que un individuo pueda manejarse en la vida de una manera asertiva, no son los únicos a considerar.

En el centro de desintoxicación sabemos que la asertividad tiene de base una articulación práctica: no hay asertividad sin acción y sin conexión y comunicación con el entorno, de allí que, para ser asertivo, también se requiere como sustrato un adecuado nivel de salud psicofísica, un potencial energético importante y una tendencia a la actividad más elevada.

La asertividad es una acción perfectible, o sea que se puede ir perfeccionando con el tiempo y la práctica.

Así a asertividad suele estar asociada a derechos humanos básicos:

  • Ser escuchado.
  • Cambiar de opinión.
  • Poder elegir.
  • Cometer errores.
  • Pedir perdón.
  • Pedir lo que se desea.
  • La posibilidad de decir no.

 

En el centro de desintoxicación sabemos que la asertividad incluye al sujeto y al otro y estos derechos tienen su contrapartida, y, sin ésta, la asertividad no sería positiva. Veamos ahora la contrapartida de los derechos anteriores:

 

  • Escuchar a otro.
  • Asegurarnos de que las elecciones del otro también están siendo respetadas.
  • Aceptar que el otro también puede cometer errores y merece una nueva oportunidad, tanto como nosotros cuando los cometemos, ya que todo error es positivo porque sin él no habría posibilidad de aprendizaje y mejora. Así es que el error, al igual que los distintos problemas en los que nos veamos envueltos por nosotros mismos o por el otro, suponen en algún punto una oportunidad de mejora y reposicionamiento subjetivo.
  • Respetar que las necesidades de los otros pueden ser distintas a las nuestras.
  • Animar, alentar a otras personas a repensar y reconsiderar las cosas y a que lleguen a sus propias conclusiones aunque discrepen con nuestras ideas y aceptar esta diferencia.

¿Cuáles son las características básicas de una persona asertiva?

  • Libertad de expresión.
  • Comunicación directa, adecuada, abierta y franca.
  • Facilidad de comunicación con toda clase de personas.
  • Su comportamiento es respetable y acepta sus limitaciones.
  • Sabe escuchar.
  • Mantiene una orientación activa en su vida; persigue lo que desea, imagina o crea, y lo logra.
  • No aguarda a que las cosas ocurran ni permite que le sean impuestas. Además, actúa de modo que él mismo juzga respetable, así conserva el propio respeto.

En el centro de desintoxicación sabemos que la asertividad tiene dos polos: uno de ellos es la habilidad natural o adquirida del sujeto, las aptitudes y cualidades que debe poseer una persona para ser asertiva:

  • Conciencia social: No estamos solos. Vivir en comunidad tiene ventajas e inconvenientes.
  • Autoestima: El amor y el respeto hacia nosotros mismos. Difícilmente podremos defender nuestros derechos si no nos apreciamos en lo que valemos. Por eso hay una diferencia entre autoestima y asertividad. Muchas veces lo que falla no es la autoestima sino el hecho de llevar a la práctica lo que se desea.
  • Limitaciones: Ser asertivo no deja afuera la capacidad de autocorrección, de cometer errores, aceptarlos y tratar de modificarlos. Si no nos engañamos con fantasías y aceptamos nuestras limitaciones, sabremos asumir nuestros fracasos como algo probable sin sentirnos excesivamente frustrados por ello. Implica entonces conocer nuestras auténticas posibilidades y ser realistas a la hora de marcarnos objetivos.

Dar y recibir críticas

En el centro de desintoxicación sabemos que recibir críticas y ser crítico son, probablemente, dos de los aspectos de las relaciones humanas más complejas.

Diferencias entre crítica apropiada o asertiva e inapropiada o agresiva

  • La asertividad implica demostrar a alguien sin presión ni amenazas que algo de él o de ella no te gusta. Ejemplo: ‘Me parece mal que no llames si vas a llegar tarde’.
  • La asertividad también es comunicar a los demás lo que tú piensas sobre sus acciones, su apariencia y algo que hayan podido decir o hacer y que podría mejorarse. Ejemplo: ‘No me gusta que hayas tomado esta decisión sin consultármelo. Me gustaría que me tuvieras más en cuenta a la hora de tomar decisiones’.
  • La agresividad se apoya en ideas negativas, lo comprobamos muchas veces en el centro de desintoxicación e incluye juicios morales o la exigencia de cambio. Ejemplo. ‘Te estás convirtiendo en un despreocupado, fíjate en el desorden de tu cuarto’

Ideas para recordar cuando vayas a juzgar a alguien

  • Critica la conducta, no a la persona. Ejemplo. ‘Creo que tu conducta con tu mujer fue excesivamente dura’, en lugar de ‘Eres inhumano con tu mujer’
  • Si es posible, haz tus comentarios en forma de una sugerencia para el cambio. Ejemplo. ¿Vamos a quedar un día y planeamos juntos lo que haremos para estar los dos de acuerdo’
  • Sé breve. Evita recuerdos del pasado y experiencias pasadas e intenta no predecir desdichas futuras. Ejemplo. ‘Me gustaría que me pidieras las cosas de forma directa’, en lugar de ‘Llevas muchos años así. ¿Nunca vas a aprender? Seguramente nunca me pedirás las cosas correctamente’
  • Sé responsable de tus ideas, opiniones, sentimientos y deseos. Ejemplo: ‘No me ha gustado lo que has dicho’, en lugar de ‘¡Qué estupidez has dicho!’.

 

 

Comparte en redes sociales      
Share

Tags: , , , ,