¿Se nace adicto? ¿Un adicto se hace?

En el centro de desintoxicación queremos hablar del adicto. ¿Por qué de todas las personas que prueban una droga adictiva sólo una pequeña parte la consume repetidamente y se convierte en adicto? ¿Es posible que algunas personas estén predispuestas, que sean especialmente vulnerables a la adición?

Y si esto fuese así, ¿la vulnerabilidad de una persona estaría restringida a una sola droga o podría aplicarse a todas las drogas adictivas?

Los psiquiatras suelen observar que con frecuencia un estado de profunda depresión está presente en los consumidores de narcóticos y de otras adicciones. Se trata de una incapacidad de experimentar los placeres y satisfacciones de la vida cotidiana. ¿Es posible que algunas personas puedan tener un sistema de recompensa químicamente anormal por el que tratan de compensarse usando drogas que estimulen este sistema?

Podemos pensar en las múltiples maneras en que la deficiencia o el exceso de hormonas, neurotransmisores o receptores podrían hacer a una persona propensa a la adicción. La adicción a los opiáceos es un buen tema de especulación porque se conocen los opioides endógenos correspondientes y sus receptores, así como su relación con otras vías de recompensa. Nuestros genes determinan la estructura, producción y regulación de cada proteína en nuestro cuerpo y, por lo tanto, u gen defectuoso puede dar lugar a la carencia de una proteína o a una proteína anormal. De modo que no hay duda de qué genes mutados podrían, en principio, ser responsables de una producción anormal de péptidos opioides endógenos o de sus receptores. Si algunas personas nacen con opioides endógenos deficientes o receptores opioides anormales, posiblemente serán incapaces de lograr las recompensas y satisfacciones normales de una interacción social normal y de unos objetivos vitales. Uno puede imaginar a ese tipo de personas exhibiendo una monotonía emocional, teniendo dificultades en sus relaciones sociales, faltos de entusiasmo… Entonces, un día, les ofrece heroína y experimentan un sentimiento de normalidad.

De todos modos, todo lo que se pueda decir acerca de una posible vulnerabilidad genética a la adicción no deja de ser pura especulación.

Comparte en redes sociales      
Share

Tags: , , , ,